Follow by Email

martes, 1 de enero de 2013

Las 8 Sinfonías de Schubert por Minkowski




En esta grabación (Naïve, 4 CDs) no hay casi rastro de las extravagancias que han sido señas de identidad de Marc Minkowski, y no mucho de su característica frivolidad: parece que por fin, llegado a los cincuenta, está sentando la cabeza. Pero, claro está, de ahí a que se haya convertido en un gran director y un intérprete con ideas sólidas y dignas de consideración hay un gran trecho... Grabadas en público en marzo de 2012 en la Konzerthaus de Viena, con buen sonido, este ciclo realmente aporta muy poco a la discografía existente. Dado que, además, dista de hallarse entre los ciclos schubertianos mejor tocados, me parece una grabación de todo punto innecesaria. Los Músicos del Louvre Grenoble no se encuentran, en efecto, entre las orquestas de primera línea, ni mucho menos, y se aprecian no pocos desajustes e incluso algunas frases en las que ostensiblemente no tocan juntos (primer movimiento de la Primera y de la Segunda, 4º de la Tercera...) Los trombones flojean mucho en la Novena, cuya coda final es confusa, no se percibe bien todo lo escrito por Schubert. Además, el oboe entra en su solo del 2º movimiento de esta Sinfonía claramente desafinado frente a las cuerdas escuchadas desde el comienzo del episodio. Las sonoridades originales distan de ser fundamentalistas, están bastante atemperadas, lo que es de agradecer.
La concepción (de algún modo hay que llamarle) de Minkowski peca, en líneas generales, de banal. O sea, es una más de las innumerables vueltas atrás a que nos tienen acostumbrados los intérpretes de instrumentos originales, deshaciendo el camino laboriosamente labrado por los más grandes intérpretes de las últimas décadas, que, en el caso de Schubert, nos habían ido descubriendo, al fin, que Schubert no es un compositor superficial (lo que no significa, por supuesto, que siempre sea serio).
Repasando las Sinfonías, nos encontramos una Primera con un Allegro inicial efervescente, juguetón, por momentos casi coqueto, y con un Andante bien fraseado. La Segunda, una obra bastante superior, apenas lo parece, pues tiende a lo superficial, sobre todo en el Andante. Bastante más me ha gustado la Tercera, espontánea, optimista y hasta bulliciosa en el Presto vivace. La Cuarta “Trágica” se me antoja algo tímida en su expresión: no se emplea a fondo en ella, particularmente en el Allegro vivace inicial y en el Andante, donde pierde el pulso y la tensión se desvanece. El primer movimiento de la Quinta resulta en exceso leve y liviano, escapándosele ese tan especial tierno lirismo. Y demasiado rápido para mi gusto el Allegro vivace final. La introducción Adagio de la Sexta suena, extrañamente, avinagrada, y un tanto banal el Andante, pero el Allegro moderato conclusivo, más bien lento, lo encuentro muy conseguido. La Octava “Inacabada” (aquí viene numerada como séptima) sigue las normas al uso, pero se halla lejos de tocar fondo, de hacerle justicia (pocas veces se consigue, a decir verdad). Y en cuanto a la Novena, cae en la monotonía, difícil de sortear si no se es un gran creador desde la batuta. El Andante con moto, rapidito, ha sido muy descafeinado y desprovisto de drama, y el scherzo suena algo a ländler. Mejor el finale, salvo la coda, algo desequilibrada como dije.
Para quienes prefieran un Schubert denso, profundo, dramático, el ciclo de Barenboim con la Filarmónica de Berlín (Sony, con sonido bastante mejorado tras su reprocesado) sigue siendo la principal opción (pese a que el primer movimiento de la “Inacabada” no entusiasma). Y para quienes se decanten por un Schubert más ligero, límpido y optimista, tienen una magnífica opción en Colin Davis con la Staatskapelle Dresden (RCA, formidable toma de sonido), aunque flaquea un poco en las dos últimas Sinfonías.



14 comentarios:

  1. Creo que las sinfonías de Schubert, sobre todo las dos últimas, cuentan con interpretaciones imprescindibles que no pertenencen a ninguna integral. Si a esto le sumamos la diferencia artística entre las seis primeras y las dos últimas, cualquier integral que se mencione goza de un interés relativo.
    Existen también otras integrales muy reconocidas como las de Kertész, Wand, Abbado, Harnoncourt, Sawallisch, Marriner o Muti, pero bueno eso es lo de menos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, me parece que lleva usted razón en que algunas de las mejores Octavas y Novenas están fuera de los ciclos: mis "Inacabadas" favoritas son Klemperer/Viena(DG,)Böhm/Viena (DG) y, quizá más aún, Wand/NDR en DVD de TDK (la que viene acoplada con la Novena de Bruckner, no tanto la que va con la Novena de Schubert). Y mis "Grandes" predilectas, la de Furtwängler/Berlín (DG), Giulini/Chicago (DG) y Barenboim/Berlín (Sony, la del ciclo).
    Hiperdramática, interesantísima, también, la Octava de Kertész, dentro de un ciclo endeble. Ninguno de los 7 ciclos que cita usted me entusiasma en su conjunto, aunque varios de ellos tienen versiones aisladas sobresalientes.

    ResponderEliminar
  3. Bien, las de Klemperer/Viena y Giulini Chicago, evidentemente son versiones señeras aunque particularmente no me entusiasmen. La de Bohm no la he escuchado; la de Wand, en DVD, tengo la que viene con la 9ª y, efectivamente, es una buena versión de tantas; la que menciona usted yo no la tengo aunque he visto que Amazón.es la está ofreciendo a un precio ridículo (de crisis). La de Barenboim tampoco la conozco. Quiero resaltar 4 versiones: Tres humanas y 1 o 2 divinas.
    Humanas.-
    Carlos Kleiber/WPO (DG): Es una versión interesantísima. Lo que más me llama la atención, dentro del propio estilo de Kleiber, son los grandes contrastes dinámicos del sonido. Te sobresalta, te impacta.
    Szell/Cleveland (Sony): Dentro de mi limitado conocimiento me parece casi idéntica a la de Kleiber. Son versiones cortadas por el mismo patrón, y a los contrastes dinámicos anteriores se une un sonido absolutamente redondo, suntuoso y brillante de la orquesta, que me hace decidirme por esta en detrimento de la de Kleiber. Yo no digo que Viena suene mal; unicamente que, y con el debido respeto a quien corresponda,me gusta más Cleveland.
    Sinopoli/Philharmonía (editada en los 80 en la antigua serie 3D de D.G.): Sinópli la grabó posteriormente con la Staastkapelle de Dresde (DG) pero esta versión la veo con unos tempi demasiado arbitrarios, con algunas lentitudes que, en mi modesta opinión, le hacen perder sentido al discurso musical.
    La anterior con la Philharmonia me encanta. Aun siendo una versión lenta, la forma en que va creando el drama y la tensión me parece verdaderamente impactante, casi furtwangleriana.
    Divinas.-
    Wilhelm Furtwangler: Tengo dudas sobre si hay que decidirse por la de DG (de los 40, creo que es la misma editada por Archipel en un CD con una extraordinaria 6ª de Tchaikovsky en El Cairo, muy superior esta última a la anterior de 1938). Entramos, entonces en cuestión de gustos: el arrebato tremebundo de sus grandes interpretaciones de los años 40 contra el superior misticismo de los 50 (hay excepciones claro, lo digo simplificando). En este caso creo que se cumple; la del 19-21/01/1950, WPO (Emi References), dentro de ese estilo posterior, algo más reposado, es una de las grandes (para mi la más)de la obra, lo que unido al superior sonido sobre la anterior hace que sea mi versión de referencia. Es simplemente la divinidad.
    Se elogió hace algunos años en una famosa guía sinfónica la de Erich Kleiber (disco Teldec, con la famosa 2ª de Beethoven)Las bonanzas que allí se decían (la más negra, tremebunda y varios calificativos más) yo no los veo por ninguna parte. Quede mencionada no obstante.
    Para finalizar, complemento últimamente las visitas a su blog con el de Fernando Machuca. Aprendo mucho de ambos.
    Saludos
    PD.- Suelo utilizar el nick jmfurtwangler, pero luego no me sale, el sistema me lo rechaza diciendo que tengo que hacer no sé qué.
    El comentario 1º de este artículo es mio también.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por su comentario. No coincido demasiado con algunas de sus preferencias; no pasa nada en absoluto. Sí estoy de acuerdo con usted en lo de las dos "Inacabadas" de Sinopoli: me gusta más la de la Philharmonia. Cuando habla de la de Furtwängler con la Filarmónica de Viena en EMI ¿se refiere a la Octava o a la Novena? Si es la Octava, no me termina de convencer; si es la Novena, me parece genial, casi tanto como la de D.G.
    No conozco la de Carlos Kleiber, pero no me sorprende que no vea usted lo que se dice por ahí: ¿recuerda lo que se dijo por todas partes de su "Pastoral" en Orfeo con la Staatsoper de Baviera, que era la mayor de las sublimidades? A mí me parece, con todos los respetos, una birria: una de las peores "Pastorales" que he escuchado. O sea, que hay algunos carentes de fundamento.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Ángel Carrascosa-

    Quería felicitarle por este blog. Sinceramente me enteré de su existencia a través de un blog amigo (Sentidos de Julio Salvador) y a pesar de no haber podido estar el tiempo necesario navegando en él, sin dudas me impresionó por su contenido.
    Mis sinceras felicitaciones desde Uruguay. Un abrazo José

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas tocayo.

    Quería aprovechar este espacio abierto a Schubert para agradecerte las recomendaciones que me diste sobre las integrales Beethovianas. He adquirido alguna de las que me recomendaste (Barenboim y Furtwangler, todavía estoy pendiente de la de Klemperer) y alguna más. Las estoy disfrutando mucho y ya empiezo a sentir y diferenciar las diferentes maneras que tiene cada artista en su forma de interpretar. ¿Por cierto que tal la integral de Sanderling?.

    Pero bueno, todo esto viene a cuento de que pensaba adquirir alguna que otra integral de Schubert, pero me he asustado al leer los comentarios, ya que según parece solamente valen la pena la 8 y 9 sinfonia, Angel ya te dije que yo soy un iniciado, ¿tienen calidad el resto de obras?, si crees que si, ¿cual me recomiendas?, había pensado en Barenboim, Bohm o Colin Davis (aunque este no tiene nada a buen precio en este momento).

    Espero tus consejos.

    Un saludo y ¡Feliz año!

    ResponderEliminar
  7. La integral beethoveniana de Kurt Sanderling la tengo entre las grandes, sin llegar a la genialidad.
    En cuanto a la de Schubert, evidentemente hay un gran salto cualitativo entre las seis primeras y las dos últimas. Pero las primeras, que no llegan a la altura de las grandes de Haydn ni de las últimas de Mozart, son en todo caso deliciosas. Al menos la Cuarta ("Trágica") y la diáfana y mozartiana Quinta son muy bellas. Barenboim y C.Davis para la integral antes que Böhm, cuyas mejores versiones están fuera de la integral: maravillosas Quinta y Octava con la Filarmónica de Viena en DG. Sus Novenas (ni con Berlín ni con Dresde) no me convencen del todo.

    ResponderEliminar
  8. Ya que están con todo eso les cito un disco de Bohm con la 5 y 8, Decca sobre los 60 y con la OFV. No lo he visto nunca reeditado, pero espero que algún día DECCA lo haga. Seguro que nuestro anfitrión tiene medios para localizarla. Mejor que la misma pareja con Berlín mucho más tarde.

    ResponderEliminar
  9. Sí, Bruno; yo tuve esas versiones en LP, pero sonaban bastante regular (son de los 50, no de los 60, y monoaurales).
    Puede, en efecto, que superen a las de Berlín en D.G., pero las últimas grabaciones de Böhm (D.G., con Viena) creo que me gustan aún más que aquellas de Decca.

    ResponderEliminar
  10. Son de 1954, como se puede compronar aquí http://www2.tokai.or.jp/s.fuji/composer/Schubert123.html#1

    ResponderEliminar
  11. En efecto, he comprobado yo también por mi cuenta que fueron grabadas en junio de 1954, con sonido monoaural.

    ResponderEliminar
  12. Me imagino que se le ha perdido lo siguiente, que le envié ayer. Se lo reenvío aumentado.
    El caso es que uno de mis procedimientos de valoración es el de comparar con la primera versión que escuché. Si me gusta más, pues bien. Si no, queda de referencia. Otras se incorporan al batallón de las buenas. Huyo de considerar la mejor de todas.
    Tuve la suerte de empezar con ese disco y he oído iguales, no mejores. Me pasó con la Heroica y Furtwangler y OFV sobre los 50 y la Pastoral de E Kleiber con Amsterdam.
    Y alguna más. Realmente no sé si es que lo poco que se editaba era lo mejor, si eran más buenos o que uno se queda con lo que aprende de inicio.
    Me temo que eran mejores músicos.
    Me alegra que conozca ese disco.

    Ya sé que era mono, pero no es pecado mortal. Personalmente pienso que el horror a los defectos hace tan anodinas las interpretaciones actuales, en general. El Coriolano de Furtwangler es horroroso como ejecución pero magistral como interpretación.

    ResponderEliminar
  13. Comparar con la primera versión que se conoció no está mal, pero tiene posibilidades de desenfoque: pienso en cuál fue la primera Sinfonía "Pastoral" que yo escuché (Sinfónica de Viena/Willem van Otterloo, Philips), a la que siguió la de Furtwängler con Viena en EMI: ¡imagínese qué diferencia! Por el contrario, mi primer Concierto para violín de Beethoven fue el de Menuhin/Philharmonia/Furtwängler (EMI); tardé muchos años en encontrar otro que se le pudiera siquiera acercar...
    No conozco esa "Pastoral" de Erich Kleiber; lo lamento.
    No, le aseguro que lo poco que se editaba hace muchos años no tenía por qué ser lo mejor; a veces lo era, claro.
    Uno se queda, de alguna manera, e inevitablemente, con la primera versión que escucha, y a veces cuesta mucho desligarse de esa impresión, pero esto no la "santifica" en absoluto.
    Creo que antaño no siempre eran mejores músicos: los que poseían por entonces, a decir de todos, "la verdad" sobre las Sonatas de Beethoven eran Backhaus y Kempff. Hoy han quedado muy lejos de poseerla.
    No, el mono no es pecado mortal, sólo que suena casi siempre peor que el estéreo, y éste peor que el digital. Y mientras mejor suena un disco más se disfruta de él (a igualdad de nivel interpretativo); cuando las grabaciones son muy malas, realmente no puede uno enterarse cabalmente de cómo fue la interpretación.
    De acuerdo por completo con su opinión sobre el "Coriolano" de Furtwängler, pero no estoy de acuerdo en que las interpretaciones actuales sean normalmente anodinas.
    Y no mitifique, por favor, la veracidad o la integridad de las grabaciones antiguas. Sólo un ejemplo: Knappertsbusch, que pasaba por ser uno de los más puros representantes de las mejores virtudes de los grandes guardianes de la tradición, grabó sus "Maestros cantores" para Decca en septiembre de 1950 y en septiembre de 1951 (y, según me contó una persona de la central de Decca, con grandes y severas correcciones y repeticiones posteriores).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su extensa respuesta. No me he expresado bien. Conforme he oído versiones las he comparado con la primera. Y las voy “ordenando”: grupo de cabeza, después y mejor olvidar. Caben muchas tendencias en cada grupo.
      Claro que he oído versiones que han desbancado a las primeras. Sólo quería hacer alusión a que cada vez menos. Puede que entren en el grupo de las primeras, pero no degradan a las que estaban en ese grupo. No sé si por esclerosis de edad, porque ya tengo bastante cubierto el espectro y cabe menos la sorpresa, porque entonces se tendía más a la interpretación y menos a la ejecución o todo a la vez.
      Ya sé que ha habido mejoras, reinterpretaciones, etc. (aunque, en el caso que cita, el asunto está, en esquema, claro, en Artur Schnabel del que aún no había grabaciones, que yo sepa, en España o no estaban reeditadas.)
      Tengo metido en la cabeza un principio de indeterminación: cuanto más exacta menos emocionante. (No me cite a Szell, siempre hay excepciones). Y el problema es que, cuando oigo un Coriolano, lo comparo con el de Furtwangler y similares casos.
      Localicé la quinta de Solti que me recomendó. Realmente fantástica. Pero no esencialmente mejor que las clásicas que salen como referencias.
      Otra cosa es que no hay una interpretación igual a otra. Y que entre todas montamos la que nos gustaría.
      Acabo de oir por la radio la Pastoral por Sanderling. Curiosamente, en los dos primeros movimientos, se asemeja a la que le citaba de Kleiber.
      En fin, todo esto empezó por Bohm y una versión con la OFV que yo no conozco pero que me llevó a la primera que tuve.

      Eliminar