Follow by Email

jueves, 14 de enero de 2016

Rudolf Serkin interpreta Beethoven



Uno de los numerosos álbumes blancos, tantos de ellos interesantes, que Sony/BMG está publicando, a precio muy reducido, es la recopilación de grabaciones con música de Beethoven realizadas por el pianista austriaco-estadounidense Rudolf Serkin (1903-1991). A primeros de los 80 grabó algunas sonatas más, de última época, para Deutsche Grammophon (que, claro está, no se recogen aquí). Creo que, de todas estas interpretaciones, solo conocía algunas pocas sonatas de las 18 (17 diferentes, entre ellas dos versiones de la No.31) que contiene, además del Concierto "Emperador".
 
Confieso que, aunque le tengo mucho respeto, son pocas las grabaciones que haya escuchado hasta ahora a Serkin que de veras me hayan entusiasmado. Lamento adelantar que, de los 11 CDs de este álbum, siguen siendo pocas las que me parecen de veras extraordinarias. Pero por descontado que no me arrepiento de haberlo escuchado e incorporado a mi colección, pues es, sin duda, un artista a conocer. Su mecanismo es pulquérrimo, muy nítido y transparente, si bien su pulsación es muy poco variada, casi siempre breve e incisiva, resultando de ella un sonido más metálico de lo que suele ser mi gusto. 

Los cuatro primeros Conciertos (1962-65) se ven lastrados por la batuta nada beethoveniana y bastante superficial de un despistado Eugene Ormandy con su Orquesta de Filadelfia; con tempi casi siempre muy rápidos, el movimiento inicial del Tercero es un completo fiasco: se esfuma toda su carga dramática. Curiosamente, el concierto normalmente más problemático, el Cuarto, sale mejor parado en una versión bastante paladeada. El "Emperador" (1962) por suerte, lo dirige Leonard Bernstein con la Filarmónica de Nueva York; aun siendo de mayor nivel que los anteriores, también me resulta un tanto expeditivo. Bernstein vuelve a dirigir con nervio una Fantasía coral tocada a todo correr; claramente superior es otra versión, 19 años posterior (1981), ahora en público en el Festival de Marlboro, de la misma Op. 80 dirigida -muy bien- por su hijo, Peter Serkin. ¡Curioso! Es lo único que le he escuchando empuñando la batuta a este notable pianista (n. 1947). 

El último CD contiene otro Cuarto Concierto (Marlboro 1974, en público) interpretado con poso por el pianista, pero con una dirección algo blanda y sentimentalona de Alexander Schneider, así como un notable Concierto triple (Marlboro, 1960) junto al violinista Jaime Laredo y al cellista Leslie Parnas, y dirigido con más acierto por Schneider.  

Las Sonatas datan de entre 1962 y 1977 y en ellas, con notables altibajos, aprecio un sonido poco beethoveniano, de escaso cuerpo y pulsación casi invariablemente incisiva y percutiente; rara vez canta Serkin las melodías con delectación, resultando apresurado -la música no suele respirar lo suficiente-, frío y poco comprometido: más ejecutante que intérprete, vaya, pues se le escapa en buena parte el trasfondo de la música. La "Patética", la "Claro de luna"  y la "Hammerklavier" están entre las que menos me han gustado. Pero hay un par de sorprendentes aciertos, tan sorprendentes que no parecen realmente debidas al mismo músico: una bellísima "Waldstein" de 1975 y una de las dos Nos. 31 (la de 1960), interpretación honda, poética y lúcida.  

El CD restante contiene una floja versión de las Variaciones Diabelli (¡qué partitura tan difícil, no solo de escuchar y de tocar, sino sobre todo de desentrañar! ¡Cuántos pianistas importantes se han columpiado en ella! Una vez más hay que afirmar que Barenboim ha sido, de lejos, el más lúcido de todos en sus cuatro grabaciones), en la que son apreciables algunas variaciones, mientras otras están realmente mal (las Nos. 21, 23, 27 y 28 están ejecutadas bajo mínimos). Se completa el disco con unas correctas, algo insípidas 11 Bagatelas op. 119 y con una desigual, a ratos atropellada, Fantasía op. 77. Extrañamente, casi todas las tomas de sonido están por debajo de los estándares de aquellos años; la de la "Hammerklavier" (1969-70) es insufriblemente chillona. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario