Follow by Email

martes, 9 de noviembre de 2010

Kurt Sanderling, con Yefim Bronfman, en DVD

Es un enorme placer poder ver en acción a uno de los más grandes directores aún vivos, Kurt Sanderling (nacido en 1912, es decir con 98 años), en el DVD que EuroArts acaba de publicar. Es un concierto filmado en la Philharmonie de Berlín el 8 de junio de 1992 que constó de dos obras: el Segundo Concierto para piano de Saint-Saëns y la Cuarta Sinfonía de Tchaikovsky. En aquél, un aún joven Bronfman (34 años) realmente arrasó: nunca había escuchado una interpretación tan abrumadora, tan poderosa, elocuente y vehemente, tan rapsódica y fantástica, tan formidable en suma. La dirección está a su altura, y completamente en consonancia, e impresionante la Filarmónica de Berlín. Recreación, pues, histórica de este hermoso Concierto, que mira a Bach y también a Liszt. Bronfman, aclamado insistentemente, acabó regalando una preciosa Sonata de Scarlatti (la K 11).

En la Cuarta de Tchaikovsky Sanderling se mueve como pez en el agua; su conocimiento y familiaridad con esta obra son proverbiales. Sin excesos de ningún tipo, sin efectismos innecesarios, incluso con contención –sobre todo al principio–, pero con un pulso y un rigor que pueden recordar a Klemperer, el director germano-ruso logra una tremenda tensión ya en el desarrollo del primer movimiento y, tras un emotivo (¡pero no dulzón!) “Andantino” y un asombroso Scherzo, vuelve a la carga en un furibundo Finale, que es a la vez en cierto modo triunfal y desesperado. De nuevo, asombrosa, más aún que de ordinario, la Filarmónica de Berlín. Con excelente calidad de sonido y de imagen, un DVD (creo que el único con Sanderling) para no perdérselo.

8 comentarios:

  1. ... Intuía que iba a ser algo grande. Me alegro que lo sea y que esté además en buenas condiciones de imagen y sonido. ¡Este es el camino! JSR

    ResponderEliminar
  2. ¿Saldrá en cd? Seré raro, pero detesto los dvd musicales, por muy buenos que sean. Si quiero ver un concierto u ópera filmado, pongo el canal Mezzo o Libertad digital tv. Ah, por cierto, y esto va para las discográficas, los 30 euros por dvd los va a pagar su padre.

    ResponderEliminar
  3. Dudo que salga también en CD, y es una lástima.
    No olvide que los DVDs pueden sólo escucharse, si usted no enciende la tele.
    En cuanto al precio, es cierto que son caros, pero de vez en cuando la mayor parte de los DVDs se pueden encontrar con descuentos del 35% y hasta del 50%.

    ResponderEliminar
  4. No entiendo esa fobia a "ver" un concierto en DVD. Hay cosas que se entienden mejor viéndolas. Como bien dices Ángel, el que no quiera ver que no encienda el televisor... J.S.R.

    ResponderEliminar
  5. También hay que tener en cuenta el lugar donde se oye o se "ve" música. Hay que tener conectado el aparato al televisor, etc.

    ResponderEliminar
  6. Sí, lo que es una pena es escuchar una ópera o un concierto en casa por el sonido del televisor; lo mejor es poder conectar el sonido a través del equipo de música; en ese caso, se puede escuchar con todo el agrado sin necesidad (sólo optativa) de ver además las imágenes del DVD.

    ResponderEliminar
  7. Un error grave del dvd es que no es reproducible en un lector de cd. Yo suelo escuchar música en una minicadena, y el dvd sólo lo puedo escuchar en la tv del comedor, donde estoy mucho más incómodo y no puedo conectar los auriculares. Suelo oir música por la noche, y no es cuestión de que me denuncien los vecinos.

    ResponderEliminar
  8. Le recomiendo que haga algunas mejoras en su equipo. Quizá vaya siendo hora de dejar la minicadena (llena de limitaciones, poco adecuada para disfrutar y valorar las calidades de una interpretación por razones obvias...) y hacerse con un verdadero equipo de hi-fi, que los hay muy buenos sin que el presupuesto se resienta. Supongo que sabrá además que hay unos magníficos lectores multiformato que aceptan desde el CD hasta el Super Audio CD, pasando por el DVD y el DVD Audio, con lo cual su reproche de falta de compatibilidad queda resuelto. J.S.R.

    ResponderEliminar