Follow by Email

domingo, 7 de abril de 2013

Discografía de Wagner alternativa a la de González Barrio

 

El País ha publicado el sábado 6 de abril en su suplemento cultural “Babelia” una sucinta discografía de las diez grandes óperas de Wagner escrita por Miguel Ángel González Barrio, crítico del boletín de Diverdi (y de Scherzo) que me ha parecido bastante objetable.
No pongo en duda, ni mucho menos, los amplios conocimientos de este crítico sobre Wagner (reemplaza, de algún modo, al desaparecido Ángel F. Mayo, erudito wagneriano, en el referido boletín), pero sí que me parece que sus recomendaciones no son muy objetivas y menos adecuadas aún. En un diario de información general no se deben recomendar como primeras opciones una mayoría de grabaciones de hace más de medio siglo, muchas de ellas tomadas en público, con las deficiencias técnicas que eso acarrea; eso se entendería mejor si se dirigiera a un público especializado. Y además, sorprendentemente, no habla en absoluto de filmaciones en DVD y Blu-ray. Todo el mundo sabe que una grabación de ópera en audio recoge sólo una parte de lo que es una ópera: la música. Pero no la escena. Es una lástima que no haya tenido esto en cuenta...
Pero, aunque recomienda, por supuesto, algunas interpretaciones muy importantes, choca mucho que se olvide de otras musicalmente más importantes aún y que además, en la mayoría de los casos, poseen una calidad técnica superior.
Me voy a permitir la libertad de hacer mi lista alternativa, no sin referirme a las versiones escogidas por él.
El Holandés errante: selecciona Hans Knappertsbusch (Orfeo 1955) y Marek Janowski (Pentatone 2010). Nada tengo que objetar a la versión del gran “Kna”, pero sí bastante a la de Janowski. Por delante de ella encuentro no pocas: al menos Keilberth, Dorati, Konwintschny, Karajan, Sinopoli y Barenboim. Incluso, en DVD, las versiones de Sawallisch/Friedrich y la de Nelsson/ Kupfer.

    
Pero sobre todo ¿cómo es que González Barrio ha ignorado la interpretación dirigida por Otto Klemperer? Grabación EMI publicada en 1968 que goza de un sonido soberbio para la época, cuenta con un reparto excepcional –Theo Adam, Anja Silja, Martti Talvela, Ernst Kozub, Annelies Burmeister y Gerhard Unger–, un coro admirable (el de la BBC) y una orquesta sensacional (la New Philharmonia londinense). No sólo a mí me parece una interpretación colosal: su enorme reputación es prácticamente general.
Tannhäuser: González Barrio escoge Solti (Decca 1970) y Barenboim (Teldec 2001). Nada que objetar: a mí también me parecen las dos mejores, por delante de otras versiones muy meritorias: Sawallisch, Konwintschny y Sinopoli, y, en DVD, Philip Jordan/Lehnhoff.
Lohengrin: Lovro von Matacic (Orfeo 1959), por mucho que en esa versión cante muy bien y con su bellísima voz Sándor Kónya, no es una elección acertada: las hay mucho mejores. Como la otra escogida por él: Rudolf Kempe (EMI 1963), sin duda una de las dos que yo habría elegido. Pero no deja de ser sorprendente que margine la de Solti (la otra que yo habría seleccionado: con Domingo, Norman, Randova, Nimsgern, Sotin y Fischer-Dieskau, el Coro de la Ópera Estatal y la Filarmónica de Viena. Decca 1987: grabación técnicamente excepcional). Tampoco son precisamente desdeñables las de Keilberth, Kubelik, Karajan, Abbado y Barenboim. Y, en DVD, Abbado/Weber y Nagano/ R.Jones.
Tetralogía El Anillo del Nibelungo: existiendo la versión de Solti (Decca 1958-1965), varias veces remasterizada hasta alcanzar un sonido verdaderamente estupendo, está fuera de lugar recomendarla en segundo término, cediendo el primero a una versión inferior –muy buena, en todo caso, como es la de Joseph Keilberth, grabada en público en 1955 con sonido, lógicamente, bastante pobre, y que además es carísima–. Porque la interpretación soltiana sigue imbatida, gracias a un elenco asombroso, a una Filarmónica de Viena colosal y a una dirección de Solti arrolladora, incandescente. Además, algunas de las versiones de Knappertsbusch (Bayreuth 1956, por ejemplo, en Golden Melodram) son, en todo caso, preferibles a las de Keilberth. Pero la última gran Tetralogía sigue siendo por el momento la de Barenboim en Bayreuth 1991 (Teldec, Warner, también en DVD y Blu-ray –de calidad técnica superlativa– con la admirable escena de Harry Kupfer). En su elenco se acumulan varios de los más grandes cantantes de su tiempo (¡e intérpretes!, aspecto en el que supera en líneas generales a la mismísima de Solti): Jerusalem, Anne Evans, Tomlinson, Von Kannen, Finnie, Svendén, Hölle, Kang, Graham Clark o Waltraud Meier... Razones diversas por las que habría que recomendarla sin duda tras la de Solti.

  
Otras versiones importantes como las dos de Furtwängler, las de Böhm, Karajan o Janowski, Levine o Mehta (ésta sólo en vídeo) quedan indudablemente por debajo.
Tristán e Isolda: estamos de acuerdo en las recomendaciones de Furtwängler y de Barenboim, aunque la grabación de éste en audio (Teldec 1995: Jerusalem, W.Meier, Lipovsek, Salminen, Struckmann, Filarmónica de Berlín) no coincide con el vídeo del mismo año en D.G.: Jerusalem, W.Meier, Priew, Hölle, Struckmann, Bayreuth, con genial escena de Heiner Müller). Yo situaría a Karl Böhm (la otra de las en este caso tres recomendaciones de González Barrio) algo por detrás, sobre todo por la propia batuta. Tampoco son desdeñables Solti, Karajan, Bernstein, Carlos Kleiber, Thielemann y Pappano. Y, en vídeo, las otras dos propuestas dirigidas musicalmente por Barenboim: la de Ponnelle en Bayreuth 1983 (D.G.) y la de Chéreau en La Scala (Virgin 2008).
Los Maestros cantores: no me parece la de Knappertsbusch de 1955 la primera opción, en absoluto, ni que las “importantes voces” (el rudo Frantz, el tosco Hopf, el caricaturesco Pflanzl) del “cohesionado reparto” estén “a la altura” de la batuta. Karajan 1970 y Sawallisch 1993, también recomendados, me parecen muy preferibles. ¿Y qué hay de Kempe, Jochum, Kubelik, Solti I y II, Barenboim o Thielemann? Estos dos últimos directores, tienen, por cierto, las versiones filmadas (en Bayreuth con escena de Wolfgang Wagner y en Viena con la algo rancia de Otto Schenk, respectivamente) más meritorias, de las que no aparece rastro...

  
Parsifal: todo el mundo admite que las versiones de Knappertsbusch son referenciales, y, en efecto, la de Philips 1962, que suena muy bien, es una opción ineludible. Pero no hay que olvidar que las suyas son visiones sumamente religiosas, y que existen otras vías no menos interesantes, las seguidas sobre todo por Karajan (sensual ante todo), Solti y Barenboim (con no poco de demoníacas). Dudo seriamente que la segunda recomendación de González Barrio, la de Janowski, sea una de las grandes. Las de Solti (Decca 1973, Filarmónica de Viena) y Barenboim (Teldec 1991, Filarmónica de Berlín) deberían compartir el olimpo junto a “Kna”; recuérdense los respectivos repartos: Kollo, Frick, Ludwig, Fischer-Dieskau, Kélémen y Hotter el húngaro, y Jerusalem, Hölle, W. Meier, Van Dam, Von Kannen y Tomlinson el argentino.
Además de las citadas, hay que tener en consideración también las de Knappertsbusch 1951, Kubelik, Levine y Thielemann. Y, en DVD, son estimables las de Levine/Schenk y la de Nagano/Lehnhoff, y más que eso, la de Barenboim/Kupfer.
Resumiendo, hay un detalle que resulta un tanto chocante: de las 22 versiones de las diez óperas que recomienda González Barrio hay un total de 9 distribuidas por Diverdi: un poco feo ¿no creen?













20 comentarios:

  1. Puede que, con mayor probabilidad, conozca las versiones distribuidas por su firma y desconozca otras ajenas. Lo que me llama la atención es que se señalan versiones difícilmente localizables para el aficionado medio actual.
    Por cierto, ¿no incluye el Tristan de C. Kleiber?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, olvidé, imperdonablemente, situar entre los grandes "Tristanes" el de Carlos Kleiber, todo él admirable y con un Acto II sublime.

      Eliminar
  2. Para que no se diga. El otro día ví y oí a Abbado con la Patética y los venezolanos. No hizo nada raro. Versión normal. Lo que le permitía la orquesta.
    Tengo que confesar que no me gusta que sonría de gusto por una virguería de ejecución, en los pasajes patéticos, angustiosos, etc. No me gusta que el director se sonría al final de la 9ª de Mahler. Cuando se está en la raya del más allá, o al otro lado, la interpretación es cuestión de vida o muerte. Quizá por eso no siempre me gusta.

    ResponderEliminar
  3. Por si alguien quiere comparar, la versión digital del artículo al que se hace referencia se puede encontrar aquí:

    http://cultura.elpais.com/cultura/2013/03/21/actualidad/1363881056_846270.html

    El resto de artículos que El País está publicando en torno al bicentenario de Wagner están todos enlazados en la siguiente página web:

    http://elpais.com/especiales/2013/wagner/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Johnny.
      Un detalle en el que antes no incidí. Todas las grabaciones en las que pueda aparecer Plácido Domingo son ignoradas, pues González Barrio parece haber heredado de Ángel Mayo no sólo buena parte de su saber, sino también una aversión insuperable al gran tenor español. Así que allá donde aparezca será una grabación ignorada, o vapuleada. Solti, Jochum, Abbado, Barenboim, Sinopoli, Levine o Pappano cometieron, según uno y otro, un gravísimo error contando con él. Así que entre sus recomendaciones olvídense de poder disfrutar del Siegmund, el Parsifal, el Lohengrin, el Walther o el Tristán del madrileño...

      Eliminar
    2. Quizá ese no sea el problema más grave, pues manías y preferencias todo el mundo las tiene. Donde está la problemática es justamente en lo que indicas en el último párrafo: señalas cierto favoritismo por una distribuidora a la hora de conformar la lista de recomendaciones, y más aún cuando esas "recomendaciones" que forman parte de esta categoría son las más discutibles de la lista. ¿Es entonces una nota informativa o un publi-reportaje? Si la respuesta es lo segundo, entonces es una tomadura de pelo que en lugar de aplicar el criterio de un experto aplica un criterio empresarial extraviando a las posibles personas que quieran acercarse a la música de Wagner.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Por cierto, has olvidado citar el Tannhäuser de Plácido Domingo. Más madera... J.S.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, me había olvidado del papel de Tannhäuser, que quizá no cantó en escena pero grabó, estupendamente, con Sinopoli, con quien también grabó por cierto el Erik de su Holandés errante.

      Eliminar
  5. ¿Y no puede ser, sencillamente, que la mayor parte de papeles wagnerianos de Domingo sean mediocres?

    ResponderEliminar
  6. Podría ser, pero creo que NO lo es, y no me limito a mi opinión, sino a la de muchos directores de orquesta y críticos muy importantes.
    Mire usted, desde que Domingo grabó su primer Wagner, Los Maestros cantores, allá por 1975, junto a Fischer-Dieskau y a Jochum, todavía con una pronunciación algo deficiente, sus papeles wagnerianos se han ido sucediendo e interesando a los más grandes directores, que no han ahorrado elogios a sus Lohengrin, sus Tannhäuser, etc., y, sobre todo, a sus Parsifales y sus Siegmund, papeles en los que seguramente nadie le ha superado. No olvide, además, que Wagner pedía que su música "se cantase a la italiana".

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente me convence mucho más la discografía de El Pais, creo que aborda el criterio de calidad como guí, mientras que en el Sr. Carrascosa priman argumentos, como la novedad, comercialidad, sonido, y gusto personal por Barenboim y Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está usted en su derecho de opinar lo que quiera, pero yo he expuesto mis razones y usted prácticamente no. La comercialidad y la novedad me importan un pimiento; pero sí me importa que las grabaciones suenen bien y se puedan disfrutar; en algunas muy malas es difícil hasta distinguir la calidad de la interpretación, salvo para grandes especialistas.
      Un periódico no es una revista especializada, se dirige a un público mucho más amplio. Y Barenboim y Domingo no necesitan ser defendidos como intérpretes wagnerianos, lo siento. Sólo quienes los ignoren tendrán que explicar por qué. ¿Quién es el maniático?

      Eliminar
    2. ¿Pues que diría usted entonces, amigo Carrascosa, de las grabaciones del Anillo con Bodanzky, que contaron con la flor, nata y gloria del canto wagneriano de entreguerras? Porque entre las numerosas (e incómodas) frituras que hay que soportar para escucharlas, tenemos al Siegmund-Siegfried más imponente que se haya grabado nunca. ¿Hay que escamotear eso al aficionado que empieza y darle, por el contrario, grabaciones que tienen un gran sonido, sí, pero que valen menos que un pimiento desde el punto de vista canoro? Porque no me irá a compara a Melchior con el nefasto Elming o el honesto pero pobrecito Jerusalem, que hacen lo que pueden en la Tetralogía de Barenboim que usted menciona, ¿verdad? Con las recomendaciones que usted hace, los nuevos aficionados cada vez se alejarán más del auténtico y verdadero canto wagneriano, que por la época en que la tecnología ya era prodigiosa estaba más que de capa caída.
      Saludetes.

      Eliminar
  8. Maniático es quién de manera torpe y ciega quiere imponer a Domingo como el tenor wagneriano por excelencia. Lea los "recuerdos" de Wagner sobre su primer Tristán; en ese texto subraya que el mencionado tenor absorbía (sic) a la orquesta con su olímpica voz y alaba su fraseo intachable. De esto no hay rastros en el Tristán de Domingo, ni en ninguna de sus caricaturas wagnerianas.

    A propósito del Tristán de Domingo, producto de su vanidad y del mercantilismo, el mismo Domingo reconoció en una entrevista que se habían logrado "maravillas" vocales por medio de las últimas técnicas de grabación.

    Olvida ud. que el madrileño repitió sin cesar que nunca podría cantar ese rol en vivo pues no tenía los recursos vocales para abordarlo. Lo mismo afirmó respecto a Siegfried y Tannhauser.

    Imponer como modelo a un tenor que nunca profundizó en la interpretación y canto wagnerianos, (esto toma años y años; Su Divo conoce muy bien la importancia capital de asumir un rol en vivo, y esto lo aplicó en Otelo), es un engaño inmisericorde con el público que apenas se inicia en estas lides.

    Barenboim, según muchos de los críticos que Ud. ignora es un monumento a la mediocridad como director wagneriano. En la oscuridad, cualquier advenedizo parece luz.

    Finalmente el Anillo de Solti no es indiscutible: Cuando la revista británica incluyó esa grabación entre las 100 grandes de la historia, el autor de la reseña reconoció que era una selección polémica. Cada vez más se acepta que la dirección de Solti en esa obra es epidérmica y ampulosa, llena de trucos "a lo Domingo". Birgit Nilsson prefería la grabación de Böhm.

    ResponderEliminar
  9. Yo discrepo con que se escoja cualquier grabación donde esté Plácido Domingo como grabación referencial. A mí me parece que Plácido Domingo es uno de los peores tenores que ha conocido la música de Wagner. Plácido Domingo ha pecado de "Divo", y su Wagner es mediocre, muy mediocre. Es una opinión personal nada más. Yo no le aguanto, es horrible.

    ResponderEliminar
  10. Si hay que valorar el aspecto escénico sin entrar en la interpretación musical lo que es absurdo es ignorar el Anillo de Chéreau, muy superior al de Kupfer. En cuanto a la ejecución musical para mi no tiene ninguna base decir que el de Solti es el mejor. Mucho mejores son Furtwängler, Knappertsbusch, Karajan y Böhm por lo menos. Además el reparto de Solti (que será incandescente pero no apoya el texto para nada, ahí gana Karajan) es engañoso: Hotter y Windgassen tuvieron momentos mucho mejores con Knappertsbusch, Stolze está mucho más refinado con Karajan, y de Neidlinger hay un montón de versiones mejores, el Loge de Svanholm es mediocre, James King no se puede comparar con Melchior, Suthaus, Windgassen y un etcétera que incluye a Kaufmann. El Anillo de Solti es un ejemplo de como hacer menos con más. Si vamos por partes en el Oro Karajan le humilla, en la Walkyria Furtwängler no tiene rival y en el resto Knappertsbusch se lo come con patatas.
    En cuanto a Plácido Domingo la cosa es muy simple: no solo tiene un alemán dudoso (igual que el francés, por cierto) si no que está tan lejos del nivel donde le pone este artículo que me parece un caso de fijación personal. No solo Melchior, Lorenz, Suthaus y Windgassen son mejores, si no que la lista de heldentenor preferibles es inacabable: Kaufmann, Jerusalem, Kollo, King, Thomas, Vinay, Treptow...hasta Hofmann me gusta más.

    ResponderEliminar
  11. Creo que Carrascosa hace un comentario muy atinado y perspicaz al principio de su entrada: cuando se recomienda una discografía hay que matizar siempre. A quien se acerca por primera vez a estas obras hay que recomendarle registros con buen sonido y alto nivel medio, idiomáticos, referenciales. No sé, por poner un ejemplo, el Lohengrin de Kempe, o los Maestros de Karajan. También el Anillo de Solti.

    Yo abriría un apartado para recomendar grabaciones con un interés especial para quienes quieran profundizar, o que contienen algo excepcional. Podríamos recomendar algún ciclo monoaural grabado en vivo para el Anillo o el Holandés. Se podría señalar al lector la importancia del director y su enfoque o de algunas de las voces. Etcétera.

    La parte audiovisual es importante porque mucha gente consume música así, y porque la ópera tiene una dimensión escénica necesaria.

    Ese habría sido un enfoque más razonable para recomendar grabaciones. Ahora bien, dentro de ese enfoque las recomendaciones concretas son cosa de gustos, si bien no debería haber discrepancias en las grabaciones referenciales. El Anillo de Solti lo es, como el Pasifal de Knappertsbusch, etc. Las discrepancias deberían surgir si la selección se autoimpone un número máximo reducido de discos, y en todo caso en alguna de las recomendaciones. Alguien puede sugerir que el Tristán de Carlos Kleiber puede ser una perfecta recomendación para un neófito, mientras que otro crítico preferir, por otro motivo, ofrecer como opción complementaria a Böhm (por las voces, por ejemplo).

    Domingo se las ha ingeniado para dejar su huella (una voz de timbre muy especial) en discos, y de forma tardía, lo que no me parece ilegítimo, cuidado. Por trazar un paralelismo, Celibidache no grababa discos porque consideraba que eso no era más que una farsa, mientras que Gould solo trabajaba en el estudio y consideraba "circo" las actuaciones en público. Otros músicos abordaban correctamente el concierto y la grabación como cosas totalmente distintas, y trabajaban en ambas. En principio podría ser aceptable que un cantante estudiara un papel a fondo y trabajara un producto discográfico en estudio, si aceptamos la validez de este. No lo habrá "madurado" en teatros, pero aquí no se trata de una representación en vivo sino de registrar una obra y es el resultado lo que cuenta. Es el caso del Tristán de Kleiber, por cierto (en lo que toca a los cantantes). Bueno, ¿y qué?

    ResponderEliminar

  12. Tannhauser - Bernard Haitink

    Lohengrin - Colin Davis

    Tristan und Isolde - Antonio Pappano

    Die Meistersinger von Nürnberg - Rafael Kubelik


    Señor Ángel Carrascosa Almazán :

    Estas son -por el momento- las cuatro óperas del
    Mtro. Richard Wagner, que poseo y sus respectivas versiones...

    A cada una las escucho -en promedio- unas dos veces por año aprox./

    Me gustan mucho estas Obras y así tambén, estas versiones.-

    Obviamente si me dirijo a usted, es porque estoy dispuesto
    a escuchar su buen consejo -y le estaría muy agradecido-
    aunque no coincida con éstas, "mis versiones".-

    Me falta mucho aun, tanto como el Ciclo Der Ring des Nibelungen;
    pero bueno... al paso las iré completando y también, si no es
    abusar demasiado de su amabilidad, le solicito su consejo.-

    En Buenos Aires 10:20 hs. de la noche y con lluvia.-

    Saludo cordial. Muchas gracias.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las versiones que tiene de esas cuatro óperas me parecen buenas, aunque haya otras que me gusten más. De las que le faltan, le recomendaría: El holandés errante por Klemperer (EMI); la Tetralogía El anillo del nibelungo por Solti (Decca; o, en DVD/Blu-ray, la de Barenboim en Bayreuth), y de Parsifal, la de Solti o la de Barenboim (cualquiera de las dos de este último: la de CD o la de DVD). ¡Que las disfrute!

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su amable respuesta.-
      Tendré muy en cuenta sus palabras.-
      Saludo cordial.-

      Eliminar