miércoles, 5 de septiembre de 2018

Kirill Petrenko, ¿uno de los más grandes directores? ¡Hale!

El concierto que ha dirigido el 25 de agosto en el patio del Humboldt Forum, en el Berliner Schloss, a la Filarmónica de la capital alemana, de la que va a ser director titular, no da pie, ¡ni de lejos! a considerarlo así, como con desmesurada exageración han escrito algunos críticos musicales españoles. Alguno más que se apunta a hacernos creer que "él ya se había dado cuenta del descomunal talento de Petrenko", o que directamente se sube al carro del vencedor. Petrenko ocupará el puesto que, sin llegar ni mucho menos a su nivel, debería haber sido para Andris Nelsons, quien estuvo a punto de ser nombrado. Hubo otros músicos de la orquesta que se decantaron por Christian Thielemann, pero este sobrevalorado director no alcanza la altura del letón; como para colmo se halla próximo políticamente a la ultraderecha, algo que el Senado de Berlín no podía aceptar,
Kirill Petrenko fue la solución de compromiso. Y ahora resulta que algunos quieren hacernos creer que es un genio. Porque la verdad es que en este concierto el ruso ha dejado claro que es un director entusiasta y muy apasionado, pero muy nervioso, carente de poso, de madurez y hasta de autocontrol.


Don Juan de Strauss empezó tan rápido que los cuatro golpes de timbal sonaron solo como un borrón, no distinguibles uno de otro. Por suerte, en la lírica sección central –la del largo solo de oboe– Petrenko se serenó al fin. Pero los clímax fueron abortados antes de tiempo, un tanto interruptus, parece que por exceso de nervios. Lo mismo le ocurrió en Muerte y transfiguración, acaso la versión más rápida que he escuchado. También aquí hubo algunos momentos en que las frases no dejaron paso entre ellas a un engarce lógico, produciéndose incluso algún que otro atropellamiento y desajuste: ni esta hipervirtuosa orquesta pudo seguirle con fluidez.

De nuevo sin perder de vista la partitura (!) dirigió una febril Séptima Sinfonía de Beethoven, con una introducción muy rápida, un Allegro muy exaltado –lo que más me gustó de la versión–, un Allegretto muy inquieto y bastante insípido, un scherzo en el que apenas hubo contraste de tempo entre el tema principal y las secciones trio –todo él muy apresurado– y un finale rapidísimo, desquiciado. Intentó tal vez, pero no consiguió, transmitir el frenesí logrado por Furtwängler, por Barenboim (sobre todo tras la caída del Muro), Solti y otros grandes directores. Hubo además una inocultable tendencia a sonar muy fuerte –casi todos los f los convirtió en ff–, lo que no impidió la presencia de sonoridades un tanto ingrávidas y actitudes algo pimpantes que recordaron al peor Abbado.

¿Va a trocar Petrenko a la Filarmónica berlinesa en una orquesta con tendencia a sonar gritona, en la que se desdibuja un tanto su asentada personalidad sonora? En todo caso este hombre dista –por ahora– de ser uno de los grandes intérpretes de Strauss o de Beethoven, al menos en el ámbito sinfónico (parece claro que es mejor director de ópera). ¿Qué pasa? Me pregunto si es que esos críticos a los que les ha faltado tiempo para elogiar a Kirill Petrenko hasta el delirio están sordetes, o es que solo han escuchado Strauss a Neeme Järvi y Beethoven a Hogwood y a Brüggen.

Transmitido por la emisora "rbb HD" con considerable calidad de imagen y aceptable de sonido, el inminente titular de una de las mejores orquestas del mundo, lo siento, me ha echado encima un jarro de agua fría. Y acrecienta mi ya fuerte convicción de que no debo fiarme de ciertas firmas, ignorantes u oportunistas.

9 comentarios:

  1. Hola, espero que hayas pasado Buenas vacaciones...de thielemann, como te comente,me gustó mucho su lohengrin de este verano en bayreuth, no sabia que fuera un extremista, por cierto, la viuda de arteaga, que escribió una buena biografía de alma mahler, va por ahí haciendo apología del fascismo,es fácil descentrarse

    ResponderEliminar
  2. ¿Thielemann sobrevalorado? A la espera estoy de que grabe los "Maestros cantores", debe ser algo cercano al orgasmo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene en DVD una grabación de la Ópera Estatal de Viena. Me parece más que buena, pero no excepcional. Nada de orgasmos...

      Eliminar
    2. Hola, Ángel:

      El DVD está vetado a mi parva economía... Mientras, me quedo con los de Kempe con Elisabeth Grümmer, ¡que no es moco de pavo!

      http://www.wagnermania.com/foro/archivo/mensajes.asp?f=wagner&idC=W2318

      Saludos cordiales.

      Eliminar
    3. La mayor parte de las óperas pueden costar menos en DVD que en CDs. E, incluso, paradójicamente, las óperas más extensas (Wagner, por ej.) suelen costar menos en Blu-ray (siempre en uno solo) que la misma versión en DVD (casi siempre dos o tres discos). Aparte de que se ven y se oyen con mayor calidad.

      Eliminar
  3. Sin ánimo de polemizar, no creo que los elogios a Petrenko provengan únicamente de la crítica española. Por poner un ejemplo, los berlineses repitieron el mismo programa este fin de semana en los Proms y toda la prensa londinense los ha alabado (cinco estrellas para The Guardian, por ejemplo). Yo estuve presente en estos conciertos y salí muy satisfecho, al igual que el resto del público. La séptima me gustó mucho mas que, por poner un ejemplo, la de Tilson Thomas con la Filarmónica de Viena el año pasado en el mismo escenario. El primer concierto (La Peri de Dukas, el 3º de Prokofiev con Yuja Wang y la 4ª de Schmidt) fue incluso mejor. De hecho el domingo pudimos escuchar a Nelsons (3ª de Mahler con Boston) y a Petrenko. No asistí a esa tercera de Mahler, pero sí al concierto del lunes (Serenata de Bernstein y 4ª de Shostakovich) y ni yo ni la crítica local vimos a Nelsons a un nivel superior, ni tampoco a Rattle dos semanas antes. Es posible que nos estemos dejando llevar por el aura del nuevo elegido o simplemente que el estilo de Petrenko gusta más a unos que a otros. Coincido con usted en que las comparaciones con Kleiber sobran y que es muy pronto para elevarlo a los altares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De K. Petrenko no he escuchado lo suficiente. Ya veremos. Pero a ninguno de mis amigos críticos más fiables les ha entusiasmado, ni de lejos, ese concierto: no soy el único que no se ha dejado llevar por el hecho de que sea el próximo titular en Berlín. A Nelsons le he escuchado un montón de cosas, casi todas magníficas. Por ahora, ni comparación.

      Eliminar
  4. Hola Angel, varias cosas, espero no aburrirte, pero bueno, tienes el blog para comunicarte, como tú mismo dices. He repasado este fin de semana las dos pasiones de san mateo que tengo, Richter y Klemperer..me quedo con Richter...ay, Klemperer es moroso hasta la saciedad en los tempi, lo que hace que la escucha se haga pesada..Si, ya sé lo consoladora que resulta la versión, que en el 61 se comenzaban a cerrar las heridas de la guerra, que coincidían una víctima como él con una colaboracionista como Christa Ludwig y etc, pero no me convence la versión, tempi exasperantes...no conozco las versiones de Gardiner, Herrewege y Harnouncourt, supongo que estarán en YouTube, incluso con imágenes y quiero escucharlas, aunque, como a ti, no me convencen las versiones historicistas.
    Respecto de Thielemann, como te digo, me gustó bastante su Lohengrin de este verano en Bayreuth, que ya está en YouTube...y Petrenko, pues supongo que sabes que en Scherzo de este mes, Antonio Moral, persona que me merece crédito, habla maravillas de los Wagner (Parsifal y anillo) que ha dirigido este verano en Múnich..cuídate…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento decirte que Antonio Moral, magnífico programador musical, como crítico me parece mucho menos fiable. Sé de qué hablo: lo conozco muy bien desde hace muchos años. Hasta no hace mucho tiempo me decía con cierto desprecio: "vosotros los críticos musicales..."

      Eliminar