lunes, 11 de febrero de 2019

El Concierto de Año Nuevo en Viena 2019


El debut de Christian Thielemann

Dos aspectos importantes lastran el interés por el concierto del 1 de enero en Viena, publicado -como se suele- a toda prisa por Sony en 2 CDs, ¡2 LPs!, DVD y Blu-ray: primero, la sobreabundancia de piezas raras (flojas todas ellas) que se tocaban por primera vez en uno de estos eventos, y segundo, el escaso acierto del director encargado de interpretarlas, Christian Thielemann. La deriva que están siguiendo los programadores es bastante peligrosa, y parece que va a más. Está bien incluir algunas novedades, pero no que ocupen tanto tiempo del concierto. Este año esto ha contribuido mucho a que nos aburramos como ostras. Diría que ni una de estas seis piezas merece figurar en el repertorio; lo mismo que alguna más que no era nueva.
Varios de los más grandes intérpretes que han desfilado por este concierto han logrado salvar ciertas páginas menores, pero no ha sido el caso de Thielemann. Este maestro, sin apenas experiencia en estos repertorios (otros han estado en la misma situación, pero han conseguido salir airosos, hasta brillantes), demasiado pendiente de las partituras, incluso en el caso de obras bien conocidas, ha intentado suplir su falta de sintonía estilística con los Strauss vieneses introduciendo guiños típicos: el rubato sobre todo. Pero este recurso, diríase que imprescindible en estas músicas, es un arma de doble filo, pues hay que ser Boskovsky, Kleiber o Maazel (entre otros) para lograr que suenen naturales, lógicos, y no impostados, postizos, robotizados. Esto último es lo que le ha pasado al director de la Staatskapelle de Dresde casi siempre, y ha recurrido a ellos realmente hasta el exceso. 

Hay, en mi opinión, otras cosas que le pierden: su talante marcial, inflexible, que se impone en varias marchas (Marcha de Schönfeld) y polcas rápidas (La bayadera, En tromba), su falta de humor y de retranca (patente sobre todo en la Marcha egipcia), su empeño en aportar algo suyo, venga o no a cuento (así, desnaturalizando la pieza más hermosa del programa, el vals de Josef Strauss Armonía de las esferas, al convertir un par de clímax en justo lo contrario), su tendencia a lo decadente hasta el exceso, rozando la ñoñez (Transacciones, Vida de artista, Velada de ópera, Vals-entreacto, Elogio a las mujeres), así como amaneramientos varios (en esta última polca-mazurca o en El Danubio azul). Y para colmo se produjeron algunos desajustes (El caballero Pasman), momentos no bien resueltos (Paisajes del Mar del Norte) y algunas rudezas (en ese último vals o en La bailarina): todo esto es muy raro que le ocurra a la excelsa Filarmónica de Viena, que se las sabe todas en estos repertorios. Pero es que hubo palpable desgana en el director y en muchos músicos, más atentos de lo habitual a sus papeles que a la batuta. Solo unas pocas piezas resultaron bastante bien (Exprés, Correo urgente, Marcha Radetzky). Pese a todos estos reparos, no es que el concierto me pareciese propiamente malo, pero sí que ha quedado por debajo, muy por debajo, de las inolvidables veladas de Boskovsky, Maazel, Karajan, Carlos Kleiber, Prêtre, Barenboim y algunas de las de Mehta y Muti. Por cierto, el comentarista encargado de la transmisión, además de errar en alguna explicación,  anunció que en la Marcha egipcia iba a ocurrir algo inesperado, insólito, divertido: ¡que los músicos cantarían! ¿Pero acaso es la primera vez que ocurre? Por el contrario, casi siempre (¿o siempre?) lo han hecho... 

Estoy de acuerdo con mi amigo Pedro González Mira en que lo mejor de la retransmisión televisiva (y del DVD y Blu-ray, que lo contienen como bonus) fue el intermedio, en el que músicos de la Filarmónica de Viena, con un nivel prácticamente sin parangón, tocaron arreglos camerísticos varios.

20 comentarios:

  1. Angel, esta mañana hablaba cinco minutos con la chica que viene a limpiar a casa....Le he dicho que nunca veo la televisión, que prefiero mil veces escuchar música, y que la única emisora que escucho, por mal que esté, es RC..ella me ha dicho que eso NO APORTA NADA...Hay que ver cómo los políticos y demás gentuza logran lavar el cerebro de la gente, que no parece querer enterarse de que los países más avanzados (pongamos por caso Alemania) suelen ser los más cultos, donde más afición hay a la música...Angela Merkel no se pierde ópera o concierto, mientras los políticos patrios se matan por ir al Bernabéu..así nos va...en fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, no hay que meter a todos los políticos en ese saco: yo en los conciertos y en la ópera veo (o mejor dicho: veía, pues ahora, desde que no vivo alli, voy mucho menos) a algunos políticos importantes, que son melómanos. Los más asiduos son, creo, Carlos Solchaga, Alfonso Guerra, Jerónimo Saavedra y Joaquín Almunia.

      Eliminar
    2. Cuando decía que ya no vivo allí quería decir en Madrid. Y ahora me doy cuenta de que los cuatro que cito son del PSOE y están jubilados. A Javier Solana, Jesús Posada y Romay Beccaria (estos dos últimos, del PP) también se les ve -o veía- con frecuencia.

      Eliminar
  2. Hola, Ángel:

    Al parecer Josef Strauss no pretendió ser un músico de éxito, lo que ha enombrecido en parte su valía, aparte de ser hermano del gran Johann el Joven. Apenas hay discos consagrados a él en solitario, salvo excepciones:

    https://www.discogs.com/Josef-Strauss-Vienna-Philharmonic-Orchestra-conducted-by-Willi-Boskovsky-Prosit-150-Years-Of-Josef-S/master/693617

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con una producción mucho menor que la de su hermano Johann, pues no fue ni mucho menos compositor a tiempo completo, Josef Strauss posee una personalidad propia, una especial y honda sensibilidad. Algunos de sus valses -Delirios, Acuarelas, Corazón femenino, Golondrinas de aldea, Dynamiden o Música de las esferas-, así como varias polcas, etc., nada tienen que envidiar a lo mejor de su famoso hermano.

      Eliminar
    2. Buenas tardes a todos:

      Según mis fuentes, el interesante vinilo al que se refiere Rafael Bellón es el último de los grabados en estudio por Willi Boskovsky con la Filarmónica de Viena para Decca, anualmente o cada dos años, desde 1958. Este LP se grabó en 1976 para conmemorar el 150 aniversario de Josef Strauss (1827-1977). Muchos de ellos llevan el título genérico de "Concierto de Año Nuevo", cuando sólo se registraron dos, en la sesión anual del Musikverein: 1975 (una selección) y 1979 (completo).

      Eliminar
    3. Si no me equivoco, Corazón femenino es la polka-mazurca Frauenherz, una maravilla que nada tiene que envidiar a los valses citados.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  3. Sí Angel, pero esos son de otra época, época gloriosa, los ochenta...precisamente, Guerra puso de moda a Mahler...yo me refiero sobre todo a los medios, que lejos de educar, embrutecen..En Alemania, Beethoven o Bach son héroes nacionales, aquí...¿quíenes escuchamos a falla, Albéniz, cabezón?...muy pocos, como sabes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me sorprenden algunas actitudes elitistas. ¿Por qué es más inculto y embrutecedor escuchar a Queen o a Malú que a Mozart o Mahler?

      Eliminar
    2. ¿Lo ves más claro si comparas un mal best-seller con El rey Lear o el Quijote?

      Eliminar
    3. Lo veo exactamente igual, don Ángel. Como si me compara "Torrente 5" con "Lo que el viento se llevó". El valor de una obra de arte es enteramente subjetivo, depende exclusivamente del gusto personal.

      Eliminar
    4. No estoy de acuerdo con Pablo en esto, en absoluto. Lo siento.

      Eliminar
    5. "Un detalle" Don Antonio Meroño, pero si Ud.,
      escribe Beethoven y Bach con mayúsculas y
      Falla y Cabezón, con minúsculas. . .
      Bueno, allí puede haber una respuesta.!
      Y luego tenemos que tener presente, la gran
      sangría de intelectuales que tuvo España
      en épocas nefastas, que mejor ni nombrar.!
      En Argentina, muchos conocen a los antes nombrados,
      pero pregunte usted, por
      Felipe Boero - Héctor Panizza - Julián Aguirre
      Carlos López Buchardo - Magdalena García Robson
      Alberto Ginastera - Carlos Guastavino - Luis Gianneo
      y buena parte de los encuestados, no tendrá
      ni noticias de todos ellos.!
      Las Dictaduras, destrozan
      - La Educación de los Pueblos.!
      Mis Saludos.!
      Jorge Luis Argüero - DNI 10.126.940
      67 años - Ciudad de Buenos Aires


      Eliminar
    6. Querido Jorge Luis, no es traición del subconsciente lo de mayúsuculas y minúsculas, valoro enormemente a esos músicos españoles que cito, aunque no son, obviamente, Bach ni Beethoven...por supuesto que las dictaduras sólo traen pobreza, analfabetismo y como usted bien sabe, genocidios...conozco a buena parte de esos músicos que cita..un saludo...

      Eliminar
    7. Estimado Antonio.!
      Muchas Gracias por su amable respuesta.
      Señor: nadie en el Mundo de La Música, es :
      Bach - Beethoven - Mozart
      Con usted, ya me siento amigo, pero a veces
      me enojo con mis compatriotas argentinos,
      cuando por ejemplo dicen:
      - Ah, porque en Estados Unidos. . .
      - Y yo respondo:
      ¿Por qué no nos comparas con nuestros vecinos.??
      ¿Y a ver qué tal, nos va en la Feria, tío.??
      Reitero mi agradecimiento y le envío
      un saludo cordial.!

      Eliminar
    8. Gracias...la música latinoamericana me gusta mucho..en nuestra emisora de música clásica hubo durante mucho tiempo un programa magnífico que hacía Mikaela Vergara, una chica muy guapa y gran musicóloga, sobre música latinoamericana, América mágica... lo quitaron, claro...aparte de los que cita me gusta mucho Revueltas, Moncayo, Villalobos..y el barroco colonial es una joya muy desconocida....un saludo.....

      Eliminar
  4. Hola, creo que Antonio Meroño tiene razón. Desconozco la situación fuera, pero aquí en España, la educación musical generalista, no en conservatorio, es pésima. La EGB y la Eso no han hecho nada por ella. Tengo 44 años, y de amigos y conocidos, soy el único que conoce a Zelenka, y a escuchado a Bruckner, por poner un ejemplo. Creo firmemente que el 80 % de la gente conoce el nombre de Mozart y Beethoven pero si les pones Mahler y les dices que es la sinfonía Júpiter o la heroica, te dirían: si, si, que bueno es Mozart. Y la tv contribuye a ello de manera increíble. Cuando dicen que tal o cual cantante pop es asombroso o cualquier otra hipérbole, pienso en Diskau, Hotter o Wunderlich.....Un saludo. Jorge, desde Compostela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda de que la cultura sobre música "clásica" en España es particularmente baja comparada con otros países. Viene de lejos: la mayor parte de los intelectuales y artistas españoles del siglo XX (con las excepciones conocidas) han sido bastante alérgicos a esa música, sin haberlo sido a las demás bellas artes. Pero lo peor es que muchos, intelectuales incluidos, casi (o sin casi) tienen a gala su ignorancia musical. No es lógico que las personas que leen buenos libros y ven exposiciones de pintura de calidad luego solo escuchen música que bien poco tiene de "artística", que es, con suerte, de entretenimiento, cuando no decididamente mala, superficial y hortera. Además ¡no saben lo que se pierden ignorando a Beethoven o a Béla Bartók!

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Basta con ver el bombardeo de telebasura que inunda las cadenas de televisión para darse cuenta de que el objetivo político perseguido es el de crear ciudadanos sin criterio; ¡cuánto más borregos mejor! Saludos. Juan.

      Eliminar
  5. Estoy de acuerdo con vosotros y a ello voy: los medios (con la excepción heroica de la dos, que por ejemplo estas navidades emitió los paraguas de Cherburgo, deliciosa peli que no había visto y que, según leí, vimos casi DOS MILLONES de personas, lo que nos indica lo que dice Juan, que la gente no es tonta sino que se empeñan en hacerla tonta) son basura que tiene como fin lavarnos el cerebro..no hay más que ver los manejos de la inefable sexta, ahora empeñada en poner de moda a ese señor líder de Vox cuyo nombre ni me interesa, todo ello por aquello de que eso da pasta y de paso se desestabiliza, y etc...Yo fui la EGB y hasta tercero de BUP a un colegio religioso que, pese a los curas y sus tonterías era muy bueno...estudié cuatro años de solfeo en EGB e historia de la música en primero de bup, con un libro de texto de LUIS DE PABLO que desgraciadamente no guardé...el profesor de historia nos llevaba todos los lunes a las nueve de la mañana a la biblioteca y, en un viejo tocadiscos nos ponía maravillas, toda la gran música..según sé, al menos seis o siete u ocho compañeros de entonces son ahora grandes aficionados....pero ese colegio fue un experimento del añorado Tarancón....como señala Angel, no todos los políticos son iguales, pero a la mayoría de los actuales creo que sólo les interesa el fútbol...un saludo...

    ResponderEliminar