Follow by Email

domingo, 17 de octubre de 2010

Julia Fischer toca el violín… ¡y el piano!

Sentía una curiosidad enorme por saber cómo Julia Fischer, una de las grandes violinistas surgidas en bastante tiempo, tocaba en un mismo concierto el violín (el Tercer Concierto de Saint-Saëns) y el piano (el Concierto de Grieg), en un DVD recién publicado por Decca. Pues bien: en el de violín está admirable, haciendo gala de un sonido redondo, lleno, muy bello, de una técnica y una afinación prácticamente perfectas, y, por encima de todo, interpretando el hermoso Concierto con una entrega, pasión, vuelo lírico y ensoñación a pedir de boca. No es la suya una interpretación tan fogosa y deslumbrante como la de Perlman, pero su belleza y equilibrio son extraordinarios. Hace honor a su justa fama de ser uno de los grandes nombres actuales del violín. Y eso que aquí se ve perjudicada por un director (el joven Matthias Pintscher, al frente de una más bien poco afortunada Junge Deutsche Philharmonie) cuya labor es muy endeble: un conocimiento sólo sumario del estilo, indiferencia expresiva, cuadriculada inflexibilidad.

En la segunda parte, las cosas se ponen bastante más feas: la joven Fischer toca con técnica considerable –no infalible, acaso ligeramente apurada en algunos momentos del primer mov.– el bellísimo Concierto de Grieg, pero esa sólida musicalidad que le asiste como violinista no se aprecia aquí en el mismo grado, ni mucho menos: sólo tiene momentos aislados, frases aquí y allá, muy acertadas, mientras que por otras pasa como de largo, y las transiciones no siempre están bien resueltas; el Concierto, por tanto, queda inconsistentemente enjaretado y construido. Nada le ayuda la flojísima dirección (es un decir) de Pintscher, despistadísimo –no suena a Grieg ni por asomo–, completamente incapaz de cantar como dios manda una sola melodía (esas maravillosas y tan emotivas melodías de Grieg, de inconfundible sabor nórdico), e igualmente incapaz de escuchar y dialogar con la pianista: el tempo de los tutti orquestales, por ejemplo, no guarda relación ni con lo anterior ni con lo que sigue. Hacía tiempo que no escuchaba en un disco de una compañía seria a un director tan mediocre.

En conclusión: tiene mucho mérito que Julia Fischer sea capaz de tocar con semejante solvencia un concierto para piano tan comprometido como el de Grieg. Pocos grandes instrumentistas tocan con tal grado de virtuossimo dos instrumentos tan diferentes. Pero, sinceramente, debe dedicar la mayor parte de sus energías al violín, en el que pocos le pueden hacer hoy sombra. (Y, si es posible, escoger con más acierto a sus compañeros musicales).

9 comentarios:

  1. ante todo, decirte que publico mi comentario como anónimo porque no me manejo con estos chismes infernales (los ordenadores). por ello, me presento: soy manuel villa lópez, de león, y te voy a poner a escurrir (con todo cariño y respeto) por meterte con julia y mathias. en fin, al grano.
    sois los críticos una especie que nunca va a correr peligro de extinción. hacéis falta, como falta hace el tendido siete en las ventas (desconozco si eres taurino). gracias a vosotros se mantiene el nivel de exigencia y calidad que requiere la interpretación musical. pero cometéis grandes injusticias. al fin y al cabo, si quieres ver una buena película, considera la que peores críticas tenga. pero basta de generalizar y vamos al concierto que tan desafortunado consideras...
    como soy melómano (entendiendo por tal a un amante y consumidor compulsivo de música clásica, flamenco...), soy también, consecuentemente, amante de julia fischer como intérprete. y de pinscher como director y compositor. no voy a emplear los términos que tan a la ligera utilizas (no suena a grieg ???, cuadriculada inflexibilidad...) pero sí decirte algo: me fío más de las miradas cómplices entre julia, mathías y la orquesta; de las aclamaciones de un público entendido y absolutamente entregado; de que una compañía como decca se la juegue editando este dvd (las empresas juegan a ganar. y dinero, no chocolatinas); pero sobre todo, sobre todo, me fío del vello de mis brazos cuando se eriza escuchando el primer movimiento del concierto de grieg; de la lágrima que asomaba sin salir en el segundo movimiento del concierto para violín; y de que, una y otra vez, pongo mi dvd (mientras plancho la ropa de casa, no creas que todo es idílico) y lo escucho y veo incansablemente, disfrutando de cada detalle, de cada compás y, de postre, escucho a julia, su vida, las vicisitudes que precedieron a la realización de este maravilloso concierto... y quiero a julia, insisto. como violinista, sí. pero no quiero perderla como pianista. sería muy triste.
    y me digo: ¿críticos? si, claro. pero...
    un saludo desde león
    p.d. ya te escribiré cuando escuche a julia en oviedo, en marzo próximo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado don Manuel: Le sugiero que escuche y compare esa versión del Concierto de Grieg con la de Arrau y Colin Davis en Philips (o con la anterior del mismo Arrau con Dohnányi para el mismo sello). Seguro que no sigue sosteniendo que ésa de Julia Fischer es estupenda y emocionante. En cuanto a sus sorpresas por que grandes intérpretes puedan cometer serios errores puedo decirle que no conozco uno solo que no los haya cometido. Y de las compañías de discos no le digo nada: desde hace bastantes años los discos "objetivo" se programan, se planifican, se les adjudica un plan de promoción, a veces costosísimo, se organizan giras de sus intérpretes para que den conciertos coincidiendo con la aparición del disco, etc., etc. ¡Todo ello antes de que el disco haya sido grabado, y por lo tanto sin que nadie sepa cómo va a resultar! Y además suponiendo que los ejecutivos de la firma distingan gran cosa entre interpretaciones. Como usted dice, lo que les interesa es ganar dinero, para lo que no dudan en grabar óperas completas con Andrea Bocelli y cosas por el estilo...

    ResponderEliminar
  3. de nuevo a la carga, pero con sorpresa: como observé que su nombre aparecía sin tratamiento, supuse que este blog podía considerarse para un grupo de amigos (entiéndame la palabra amigo en su justo término) de ahí el tuteo.
    contestando a su respuesta: touché. desconozco las versiones que cita. pero aun cuando me pudiesen gustar más, no implica menosprecio en la calidad de julia como intérprete.
    item más: si al público asistente a nuestro concierto le obligan a soportar a andrea boccelli, arranca las sillas de la sala.
    lo siento, pero los termómetros que le cité en mi anterior mensaje me siguen pareciendo más fiables que su opinión.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Manuel o Don Manuel: ¡ningún problema en que me tutee o me tutees! No se trata de que te fíes o no me mis opiniones; sólo se fían los que me han leído muchas veces y les parezco fiable; pero ni a mí mismo me parezco siempre fiable (a veces me equivoco claramente en una primera audición). Pero insisto en que para saber lo que puede dar de sí el Concierto de Grieg, y por qué en ése la orquesta no suena a Grieg, deberías escuchar atentamente las grabaciones de Arrau, su máximo intérprete hasta el momento, que yo sepa. Creo que te darías cuenta de que llevo bastante razón en lo que digo. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. si me dices la manera de publicar los comentarios con mi nombre, dejo de escribir como anónimo.
    como ya dije, no conozco esas versiones. pero, considerando las bondades que dices de las mismas, voy a tratar de hacerme con ellas.
    las que conozco mejor son de kovacevich y colin davis, y noriko ogawa con ruud a la batuta, aparte de nuestro dvd, claro... ¿qué te parecen?

    ResponderEliminar
  6. Creo que para publicar con el nombre hay que mirar en la ventana de realización de comentarios, donde dice "elegir una identidad". Lo ideal es hacerlo mediante una cuenta de Google, cosa que se puede hacer fácilmente desde el formulario de "Crear una cuenta de Google" que aparece al lado, en "¿No dispones de una cuenta de Google? Regístrate aquí". Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. This is too old, I have just landed in classical music, I'm not going to excuse myself behind a hard childhood. That being said I just want to learn more about music and I agree with Mr Angel since I saw the concert as well as Julia playing "spring" by Vivaldi in the four Seasons and she does it pretty good with the violin but the piano is a different story, anyway I just want to keep learning.

    ResponderEliminar
  8. yo soy pianista,de los corrientes,mas bien malo.pero conozco la dificultad de los pianistas,que a veces tocan 10 notas al mismo tiempo,pero el violin talvez sea el instrumento mas difícil de tocar del mundo.Para mí tocar LOS PAJARITOS con ambos instrumentos ya tiene un mérito fuera de de serie.SEÑORES COMENTARISTAS MUSICALES.primero toquen y después hablen

    ResponderEliminar
  9. He oido muchisimas versiones del concierto de Grieg, cada una tienes sus peculiaridades. A mi, la de Fischer, me ha parecido espléndida. Todo el piano, mal, y me quito el sobrero ante una señora que es capaz de tocar estos dos concierto, violín y piano, con esta altura.

    ResponderEliminar