Follow by Email

miércoles, 6 de abril de 2011

Las “Sinfonías” de Schubert por Harnoncourt

Ya he escuchado las Sinfonías de Schubert por Harnoncourt (Concertgebouw; Teldec 1993). Mis calificaciones son: 1ª y 2ª: 6; 3ª, 4ª, 8ª y 9ª: 6,5; 5ª: 5,5. 6ª. 5.

Me ha parecido que Harnoncourt las despoja por entero de su encanto, que es algo que no debe perder ni en los momentos más amargos. El director vienés busca un sonido casi siempre áspero, anguloso, aristado, cortante. En todas las sinfonías resalta en exceso las trompetas (lo que trae aparejado muchas veces un aire acusadamente marcial) y rebaja la presencia de las cuerdas graves al mínimo, con lo que el sonido resultante suele ser chillón. Por lo demás, en ninguna sinfonía se abstiene de salir por los Cerros de Úbeda con alguna excentricidad (aunque se limite a algún detalle aislado), por algo tan frecuente en él como su afán de ser, por encima de todo, original, diferente.

En la Primera, el Andante es sinuoso y escurridizo, no del todo bien tocado, y el finale, rebuscado aquí y allá y hasta ñoño.

El minueto de la Segunda es rapidísimo y agresivo.

En la Tercera, tras un espléndido primer movimiento, es de vez en cuando gangoso en los dos que le siguen.

El primer mov. de la Cuarta, espléndido, termina en una coda velocísima (lo mismo vuelve a hacer al final del primer mov. de la Novena, desinflándola), y el segundo es bastante banal; la coda del 4º es ¡solemne!

La Quinta, una bellísima sinfonía que ha de ser serena, luminosa, candorosa, con muchos momentos de contenida melancolía, me resulta en sus manos sencillamente desagradable.

La Sexta, bastante bien en sus dos primeros movs. y demasiado aristada en el tercero, cae en picado en el cuarto, lentísimo, gangoso, ñoño, caprichoso: repelente.

El intento de hacer dramático el Allegro moderato de la Octava es, como tantas veces, fallido: sólo consigue que sea desabrido. El Andante con moto es, en cambio, espléndido, con una conclusión admirable (!)

Y en la Novena, además de la forzadamente rapidísima coda del primer mov., el clímax del 2º queda corto, y lo que le sigue es superficial y carente de la menor belleza. Lástima, porque los dos últimos movs. son más que buenos; como curiosidad, es uno de los pocos que en el último acorde reduce la dinámica de ff a p.

10 comentarios:

  1. Una sugerencia: ¿no sería mejor poner las sinfonías con números romanos para diferenciarlas claramente de las calificaciones? J.S.R.

    ResponderEliminar
  2. Le agradezco su revisión de este ciclo sinfónico. Obviamente, no coincidimos en nuestras impresiones sobre el mismo, al que tengo en muy alta estima. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me encanta que suene diferente, y diferente para bien. Me cansa encontrarme una y otra vez con el Schubert mendelsohnniano de color de rosa, coqueto y optimista, que nos han pintado los maestros vieneses.

    Este de Harnoncourt es un Schubert mas beethoveniano. Yo agradezco que el director no parta de premisas, y en una escucha atenta me implica mucho como oyente, porque me sorprende y mantiene en tensión, me deja espectante de saber cómo resuelve Harnoncourt su apuesta; si termina en desastre o triunfo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. A mí no me importa tampoco que suene diferente, pero no "de cualquier manera". Tengo clarísimo que no me gusta el Schubert sólo bonito, cómodo y confortable; más bien todo lo contrario. Esto llevo lustros defendiéndolo, y me horripila la liviandad de Kempff, de Pires y de tantos otros pianistas, directores o cantantes.
    Pero ¿es que le parece que son "de color de rosa" la Novena de Furtwängler, la Octava de Böhm, Kertész o Wand (ésta en DVD), la Cuarta de Barenboim...?
    De ninguna manera. Se ha dicho con razón que en Schubert se dan la mano casi constantemente la sonrisa y la tragedia, y si falta ésta se queda en bien poco. Pero tampoco debe faltar aquélla y, sinceramente, las características sonoras de Harnoncourt y algunas de sus excentricidades no me convencen.
    Por cierto, tampoco Mendelssohn me parece -normalmente- de color de rosa.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes, señor Carrascosa,
    Hace tiempo que sigo su blog, pero no me atrevo a intervenir, me veo superado por mis carencias. Soy melómano autodidacta, y a veces lo que a usted le encanta a mí me horroriza y viceversa. En fin, al grano...
    He utilizado el buscador y no veo ninguna crítica sobre los Conciertos de Brandemburgo por Harnocourt. Así que pensé que tal vez en este post pueda hacerle mi pregunta. Porque el tiempo cambia las percepciones.
    Resulta que hace muchos años, los conciertos de Bach en la versión del pionero del historicismo (creo), me sorprendieron muy gratamente. Y sin embargo, me da la impresión de que han envejecido muy mal. Ahora no dispongo de los CDs, pero el sello es TELDEC, por si le sirve para identificar la grabación.
    Lo que hace muchos años me parecía sorprendente y fresco, ahora me resulta arisco, demasiado acelerado, sin esencia...
    No sé si me he explicado, y si a través de este post me puede dar su opinión sobre esta grabación que, al escuchar de nuevo, me ha decepcionado tanto.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mire, Manuel: Aunque muchas veces no esté usted de acuerdo con mis opiniones, creo que esta vez yo sí estoy de acuerdo con la suya. No tengo esta grabación, pero la última vez que escuché los Brandemburgo por Harnoncourt me ocurrió algo parecido: me parecieron innecesariamente bruscos y desabridos, como hechos para en cierto modo "provocar". Antes, a poco de salir el disco, tampoco me habían gustado, pero al menos me parecieron innovadores y de algún modo "interesantes". Luego ya no. Gracias.

      Eliminar
    2. Y, por favor, atrévase a intervenir siempre que quiera o tenga alguna observación o sugerencia que hacer, Manuel.

      Eliminar
    3. Intento hacerlo, pero imagínese usted mismo, por poner un ejemplo (tal vez también sea un experto en ello, pero me da que es usted más de humanidades) en un blog de astrofísica, que le encanta, pero de la que no tiene más idea que el gusto por ella..., produce sonrojo el miedo a decir barbaridades. Y no obstante, le agradezco enormemente la invitación.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
    4. Me imagino que la astrofísica es una ciencia exacta; poco que ver, entonces, con las opiniones personales, y por fuerza subjetivas, sobre la música. Anímese a opinar... cuando le apetezca.

      Eliminar
  6. Muchas gracias, su opinión es importante para mí, tiene el soporte del conocimiento. La mía es simple afición.
    Gracias de nuevo por su pronta respuesta, un saludo cordial.

    ResponderEliminar