Follow by Email

domingo, 3 de julio de 2011

“San Francisco de Asís” en DVD dirigido por Metzmacher y Audi

Antes de ver el San Francisco de Asís de Messiaen que va a estrenar por fin el Teatro Real en el Madrid Arena me he vuelto a ver el DVD de Opus Arte dirigido por Ingo Metzmacher.

Antes de nada debo decir que esta ópera, creo que seguramente la más genial de la segunda mitad del siglo XX, es una música que me fascina, sin que sepa explicar por qué. Si en su día, cuando era joven, Parsifal me pareció un rollo (ahora me entusiasma, me enloquece: la música, no el libreto, que –perdón– me importa un bledo), con Saint François, que tiene no pocos parecidos con la última creación wagneriana, no me ha pasado nunca eso, me ha gustado desde el principio, cuando escuché los discos de Ozawa (Cybela) y después Nagano (D.G.).

Pero es con el DVD que dirige Metzmacher cuando de verdad la música me ha alucinado. Y hasta el asunto, que –siendo agnóstico, como soy– no tengo problema en admitir que me maravilla y hasta me conmueve.

Buena parte de “culpa” la tiene lo visual en esta versión, a cargo de Pierre Audi y de un también magnífico realizador, un tal Misjel Vermeiren. Uno y otro, cada uno en su cometido, hacen del espectáculo –pese a su estatismo, inevitable– una experiencia inolvidable y fascinante. Por cierto que el DVD (3 DVDs) tiene una calidad técnica que les aproxima al blu-ray, además de contar -fundamental– con subtítulos en castellano.

No voy a entrar en más detalles (para ello recomiendo el extraordinario artículo de david Cortés Santamarta en “Ritmo”, junio de 2009), pero sí recalcar, lo mismo que hace “DCS”, que me gusta más lo que hace Metzmacher que lo que proponen tanto Ozawa como Nagano, mayormente porque es una visión más atormentada, con más dudas y dolor, menos exclusiva o principalmente contemplativa. El protagonista vocal, Rod Gilfry, sintoniza a la perfección con esta forma de ver el asunto y, por eso, aunque José van Dam posee una voz más bella y una línea de canto más hermosa, me convence aún más el barítono norteamericano que el gran cantante belga. Única versión en DVD, sí, y que cuesta una pasta, pero absolutamente recomendable, totalmente digna de la “R” que “DCS” le adjudicó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario