Follow by Email

sábado, 25 de febrero de 2012

Barenboim defiende con lúcida pasión la “Sinfonía Dante” de Liszt

Ha llegado a mis manos una filmación, de buena calidad, procedente de la Televisión Cultural Rumana, de una Sinfonía Dante de Liszt interpretada en Bucarest, el 14 de septiembre de 2011, por Daniel Barenboim y la Staatskapelle de Berlín. Una partitura magnífica que rara vez se toca o se graba, y cuyo “olvido” no comprendo. Barenboim ya tenía una grabación, absolutamente impresionante, en Teldec (1994) con la Filarmónica de Berlín.

Ahora ha vuelto a dirigirla, con su Orquesta, en un auditorio moderno que parece tener una acústica estupenda. No difiere gran cosa de aquélla, si bien creo que ha ahondado ahora algún aspecto antes no tan desarrollado. Sobre todo en el 2º mov., “Purgatorio”. En el disco era algo más neutro, el tiempo parecía no discurrir, logrando una curiosa sensación de intemporalidad en el oyente. Ahora, en 2011, hay más sombras y más angustia y zozobra, y también quizá ciertos atisbos de esperanza por vislumbrar el final del túnel (es decir, el “Paraíso”, del que el “Purgatorio” es antesala, si bien Liszt renunció a describirlo, sustituyéndolo por el breve “Magnificat”).

En una y otra, el primer mov., “Infierno”, una especie de colosal poema sinfónico que es una de las más geniales y visionarias páginas orquestales de Liszt (muy admirada, por cierto, por Saint-Saëns o Debussy), es vista por Barenboim de modo bastante similar, si bien la nueva versión puede que sea aún más furiosa, furibunda, áspera y abismal, sin el menor asomo de grandilocuencia. Es una interpretación portentosa, de un fuego alucinante, que no hace sino convencernos más aún de la maravilla que es esta amplia página (y de la clarividencia de este director). Muy bien los coros femeninos (Filarmónico G. Enescu y de la Radio Rumana), situados lejos de la orquesta, en el extremo opuesto del “gallinero”, lo que produce una sensación espacial muy acertada.

Formidable la Staatskapelle berlinesa, de actuación casi tan fenomenal como la Filarmónica de la misma ciudad en el disco. Obligada mención a las arpas, al clarinete bajo, a los trombones y a las violas, verdaderamente extraordinarias.

Es el de Buenos Aires prácticamente el único gran director que tiene en repertorio esta obra (bueno, Giuseppe Sinopoli también la grabó). ¡Qué extraño! ((((Espero impaciente la ingeniosa –y descalificadora, por supuesto– contestación de quien él y yo sabemos... ¡¡¡¡¡¡No me falles, me llevaría un buen chasco!!!!!!))))

5 comentarios:

  1. Estimado señor Carrascosa:

    Escuché por primera vez la "Sinfonía Dante" en la grabación de Barenboim para Teldec. Poco después le llegaría el turno a Sinopoli. La verdad, lecturas muy distintas, con fraseos impresionantemente divergentes (prefiero el "Inferno" de Sinopoli por su fraseo, aunque la sensación de sima horrísona de la coda le queda insuperable a Barenboim, y el misticismo del Purgatorio de D. Daniel es, en mi opinión, superior al de D. Giuseppe).

    No obstante, y aunque no conozco el reciente vídeo mencionado en la entrada, siento que ninguno de los dos ha extraído todo el oro de esta página inexplicablemente desterrada del repertorio habitual. Por eso le pregunto si conoce Ud. la versión de Hartmut Haenchen al frente de la Filarmónica de los Países Bajos (Capriccio) y si le parece un disco recomendable.

    Saludos.
    Pedro Diez Canseco M.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su comentario. Hace mucho que escuché la grabación de Sinopoli, que me dejó buena impresión, pero no la recuerdo muy bien, y me temo que hoy será muy difícil encontrarla.
    Pero no conozco la versión de Haenchen, aunque, en principio, dudo que sea comparable a estas dos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado señor Carrascosa.

    La grabación de Sinopoli de la Sinfonía Dante se puede hallar en la actualidad en la caja de 34 discos con música de Liszt que sacó DG el año pasado, junto a la versión también de Sinopoli de la Sinfonía Fausto. Por cierto, como la verdad es que aprecio su criterio, me gustaría saber qué opiniòn le merece la versión de Sinopoli de la Sinfonía Fausto. La escuché cuando salió, hace ya algunos años, y no me pareció gran cosa. La he vuelto a escuchar (como motivo de su comentario he dado un repaso a las dos grandes sinfonías de Liszt) y la verdad es que sin llegar a las que considero las versiones más grandes (Bernstein II, Solti, Muti, Chailly y Fischer) me ha parecido mucho mejor, especialmente por un segundo movimiento que sí colocaría al nivel de las versiones antes mencionadas y, en ese movimiento, mejor que varias de ellas.
    Reciba un atento saludo.
    Antonio.

    ResponderEliminar
  4. La verdad, no conozco hasta ahora ni la Dante ni la Fausto de Sinopoli, pero voy a (intentar) hacerme con ellas. Así que agradezco su opinión, pero no puedo, por el momento, darle la mía. Sólo puntualizarle que entre las grandes "Fausto" que cita, echo de menos la de precisamente Barenboim (Plácido Domingo, Coro de la Ópera Estatal y Filarmónica de Berlín. Teldec 1998), con un poderoso, incandescente, arrollador primer movimiento.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Antonio:
    Por fin he podido escuchar las Sinfonías de Liszt de Sinopoli (DG 1998), ambas con la Staatskapelle Dresden. En efecto, lo mejor de la "Fausto" es el delicado y tierno, pero no blando, 2º mov., Margarita. Aun así, para mi gusto hay un director que incluso le aventaja: Solti. El primer mov. me resulta, más que colérico, directamente cabreado y algo gritón. Vinson Cole, un buen cantante, es un tenor demasiado lírico (y hasta algo melifluo) para esta parte, mucho más adecuada para otros que la han cantado: Jerusalem, Seiffert, Domingo o Kaufmann.
    La "Dante" de Sinopoli me ha parecido una versión muy echada para adelante, pero algo ruda y quizá no lo suficientemente trabajada. La Orquesta de Dresde, bastante menos bien que en la "Fausto", está algo basta y chillona, con metales muy rasposos (¡!)

    ResponderEliminar