Follow by Email

miércoles, 15 de febrero de 2012

A vueltas de nuevo con Radio Clásica

Vuelvo al asunto de Radio Clásica. Cuando la escucho (casi siempre en en el coche), sea la hora que sea, compruebo que, casi siempre, la música que emiten no es de primera calidad. ¡Como si el aficionado medio español estuviera de vuelta de todo, y conociera al dedillo todas las grandes obras de la historia de la música! Más bien, pienso, algunos (o muchos) de los que hacen los programas piensan más en lucir sus conocimientos que en divulgar la afición a la música clásica (o el jazz o el flamenco. Por cierto, estos dos últimos tipos de música creo que están mucho mejor atendidos).

Otra cosa insufrible: hablar sin parar, como un cuarto de hora, sin poner música: ¡qué poco radiofónico, qué poco pedagógico! Es lo que me encontré el pasado domingo por la noche, sobre el primer movimiento de la Cuarta de Bruckner: una larguísima perorata, bastante erudita, que sólo interesará a una minoría de los oyentes. Y cuando termina el larguísimo parlamento, pone una primer movimiento, que interrumpe con locución cada vez que quiere señalar algo (algo que ya había dicho antes, por cierto) y, para colmo, no dice quiénes eran los intérpretes (¡debe de ser algo muy secundario!), que por descontado no eran especialmente buenos.

Esto, lo de no decir quiénes interpretan lo que se va a o se acaba de escuchar es algo irritante: ¡qué poco respeto! Creo que los intérpretes tienen derecho, incluso legalmente, a que se revelen sus nombres. Y es algo que muchos comentaristas no se molestan en hacer.

¡Y las versiones! ¡Qué flojas suelen ser! Porque no parece haber criterios selectivos y, claro está, abundan más las flojas que las grandes... Ayer (14 de febrero), sin ir más lejos, en buzón del oyente, dijeron algo así: “Acaban de escuchar la Cuarta Sinfonía de Brahms”. Y yo, sin poder remediarlo, tras escuchar tan flojísima versión, me dije en voz alta: “¡No!: Lo que acaban de escuchar NO es la Cuarta de Brahms!”

3 comentarios:

  1. Tiene usted toda la razon, señor Carrascosa.
    A mi cada vez me gusta menos Radio Clasica.
    Para mi, el unico programa de interes es "El mundo de la fonografia" de ese gran "monstruo" de radio clasica que es Jose Luis Perez de Arteaga. No se si estara de acuerdo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. No diría yo que es el único comentarista de Radio Clásica que me gusta. Al menos también el no hace mucho tiempo incorporado Jesús Trujillo Sevilla. Y seguro que alguno más, pero no escucho Radio Clásica a todas horas para poderlo saber. Lo que sí reitero es que, cuando la escucho al azar, a un día y una hora cualquiera, la probabilidad de escuchar gran música es bastante baja. Salvo en el Buzón del Oyente, en el que la gente suele pedir música buena, justo ésa que escasea.

    ResponderEliminar
  3. Es curioso el fenómeno que cita. En cualquier medio se disputan la audiencia en función de lo que, "en principio", gusta. (Y cito lo del "en principio" por el círculo vicioso de que gusta lo que se ofrece)
    Esa es la razón de que la TV sea mediocre. La gran tarta la ofrece el público educado con las últimas leyes de educación y con lo habitualmente ofrecido. Si queda un reducto del 5% más culto, siempre será menor que el 95% restante. Aunque se tenga que dividir entre tres competidores, por ejemplo.
    Pues en la clásica al revés. No hay competencia. Tienen un sólo público me imagino que bastante fiel. Y le dan música para especialistas. No sé cómo los que se inician, todos pasamos por ahí, pues eso: se inician.

    ResponderEliminar