Follow by Email

martes, 5 de noviembre de 2013

Midori, una eximia violinista hoy casi olvidada

 

     

La hace años muy en candelero Midori, una de las violinistas más admirables de nuestro tiempo, está últimamente casi desaparecida. En lo que va de siglo creo que ha publicado sólo cinco discos: en 2001 la Sinfonía concertante para violín y viola de Mozart (con Nobuko Imai, la Sinfónica NDR de Hamburgo y Christoph Eschenbach), en 2002 las Sonatas de Saint-Saëns (No. 1), Debussy y Poulenc (con el pianista Robert McDonald), en 2008 la Sonata No. 2 para violín solo de Bach, la Sonata No. 1 de Bartók (con McDonald), discos todos ellos para Sony, y en 2013 el Concierto de Hindemith (para Ondine, de nuevo con la NDR y Eschenbach) y finalmente, la Sonata No. 2 “Poema místico” de Ernest Bloch, la Sonata de Janácek y la de Shostakovich (para Onyx, con el pianista Özgür Aydin).
 
A la espera de hacerme con el Concierto de Hindemith, el disco Bloch/Janácek/Shostakovich es una joya. Yo tenía el temor de que su cuasi silencio se debiera a un declive artístico o técnico, pero éste no parece haberse producido en absoluto; se tratará del hartazgo que las compañías fonográficas llegan a sentir de algunos de sus artistas, a los que marginan (o abandonan por completo) al surgir otros jóvenes talentos. En efecto, en el campo del violín han aparecido en lo que va de siglo unos cuantos muy notables, alguno incluso excepcional. Pero es lamentable que se olvide a los no tan jóvenes.
 
Nacida el 25 de octubre de 1971 en Osaka, tiene ya por tanto 42 años recién cumplidos. Desde sus primeros discos (para Philips), entre ellos un Primer Concierto de Paganini, grabado a los 15 años, quedó meridianamente claro que su talento era absolutamente fuera de serie, y no sólo por su virtuosismo fulgurante, sino sobre todo por su musicalidad apabullante, que logra extraer petróleo de un Concierto tan a menudo reducido al mero exhibicionismo técnico. Desde entonces, su discografía está plagada de aciertos maravillosos, y lo mismo puedo decir de las dos veces que la he escuchado en directo.
 
Bueno, pues como digo, no está ni desaparecida (va a tocar próximamente la Obra para violín solo de Bach, ¡ojalá la grabe!) ni en declive, a juzgar por su último disco. Que contiene, además, una rareza estupenda: el “Poema místico” del suizo Bloch, una página (de veinte minutos) compuesta en 1924 y de una expresividad arrebatadora, salpicada (como suele) de giros judaicos y que, creo, tiene un valor equiparable al de su magnífico Concierto para violín (1938). “Evoca el mundo tal como debería ser, el mundo que soñamos”, dijo de esa su Segunda Sonata el autor. Música extraordinariamente sugerente, apasionada y visionaria, Midori la dota de una fantasía, fuego y espiritualidad memorables. La parte del piano, sin duda secundaria, está muy bien servida por el turco-estadounidense Özgür Aydin.
 
En cuanto a la no lo debidamente conocida Sonata (1922) de Leos Janácek, tras compararla con otras dos estupendas versiones discográficas, la de Viktoria Mullova con Pjotr Anderszewski (Philips 1995, soberbia) y la de Isabelle Faust con Ewa Kupiec (Harmonia Mundi 2003), creo que la de Midori y Aydin (en un sobresaliente trabajo de este pianista) es más genuinamente janacekiana, con esos acentos del folklore popular que, pese a la sofisticación de la partitura, suenan con total frescura, pureza y autenticidad.
 
Yo, la verdad, hubiera preferido para completar el disco otra sonata (la Segunda de Bartók, por ejemplo) antes que la del para mí sobrevalorado Shostakovich, y eso que su Sonata para violín y piano (de 1968, fuera, por tanto, de su tiempo) me parece una de sus obras camerísticas más destacadas. Además, pese a tratarse de nuevo de una versión entregada y espléndida, que engrandece la obra, no posee la potencia de la de Oleg Kagan/Sviatoslav Richter (Regis 1985, en público) ni, sobre todo, de la de Shlomo Mintz/Viktoria Postnikova (Erato 1992), una interpretación francamente arrolladora, difícilmente alcanzable.









No hay comentarios:

Publicar un comentario