Follow by Email

sábado, 9 de junio de 2012

Los ocho últimos Conciertos para piano de Mozart por Barenboim en DVD y Blu-Ray

 

Cuando Barenboim grabó tocando y dirigiendo, con la English Chamber Orchestra (EMI 1967-75), su primer ciclo de los Conciertos para piano de Mozart (en conjunto, la cima de su producción, de acuerdo con la extendida opinión de Alfred Einstein), el panorama era bastante desolador: las versiones que más circulaban eran las de Ingrid Haebler (Philips) y Geza Anda (D.G.), de enfoque bastante rococó. En aquellos años el joven Barenboim dio la campanada con un Mozart mucho más reflexivo, denso y profundo, en ocasiones muy prebeethoveniano, que cambió considerablemente la opinión general acerca de estas obras. Línea que seguirían bastante de cerca las dos mejores integrales de los años 70 (Ashkenazy/Philharmonia, Decca) y 80-90 (Uchida/ECO/Tate, Philips); el Mozart banal e intrascendente parecía que no volvería a irritarnos, aunque esta optimista opinión ha sido desmentida por algunas versiones aisladas y, por descontado, por muchos cultivadores de los instrumentos originales.
Pero Barenboim volvió a la carga con otra integral, para Teldec, grabada con la Filarmónica de Berlín entre 1986 y 1991. Tras innumerables interpretaciones en público y alguna que otra grabación, el bonaerense había madurado estas obras a las que, sin despojar de su introspección y hondura, había añadido una gama de estados anímicos más rica y variada, incluyendo lo humorístico y lo lúdico. Y, pásmense, una ejecución aún más exquisita. Esta serie, con calidad de grabación variable, se convertía así, globalmente, en la más admirable de la historia del disco (aunque algún que otro Concierto de su primer ciclo siga pareciéndome aún superior).
Pues bien, entre 1986 y 1989, o sea, en paralelo con esos CDs Teldec, filmaba también los ocho últimos, culminación del arte mozartiano. El genial Jean-Pierre Ponnelle, verdadero mago de la luz, iba a encargarse de dirigir estas tomas en la Siemens-Villa de Berlín, pero la muerte le impidió pasar del Núm. 21, que sigue siendo plásticamente el más bello, aunque Klaas Rusticus y George Moorse no le fueron muy a la zaga. El audio de estos filmes coincide (creo que, salvo algún retoque aislado) con el de Teldec.
Pero los DVDs y, sobre todo, el Blu-Ray (¡uno solo!), suenan bastante mejor, más diáfanos y luminosos (¡!). Estos Conciertos constituyen una de las cimas de todo el arte de Barenboim (que brilla, como se sabe, sobre todo en Mozart, Beethoven, Wagner y Bruckner), transmitiendo casi continuamente al oyente (y espectador) esa rara sensación de que estas obras no deben, no pueden ser de otra manera. Con una ejecución alucinante por la riqueza de pulsación, la belleza del sonido, la nitidez (los trinos son de todo punto incomparables), un sonido nunca ingrávido o insustancial, y por supuesto sin desdeñar momentos de notable contundencia, sin traspasar los lógicos límites (escuchando a otros pianistas no se libra uno de la sensación de que ¡tienen miedo a que Mozart exprese sentimientos!: ¡ay, la asimilación de toda expresión a romanticismo!). A diferencia de Anda o Perahia, Barenboim dirige, ¡y cómo! Y hace en muchos momentos verdadera música de cámara, y que la Filarmónica de Berlín suene casi tan mozartiana como la de Viena.
Dejo para el final la agria queja expresada por algunos amigos sobre la conversión en 16:9 de unas tomas originales en 4:3. Sí, han cortado una franja por arriba o por abajo, o por ambos sitios a la vez. Pero, aunque es una agresión a los autores de la filmación, créanme que, si uno no sabe que se había filmado en 4:3, no es fácil darse cuenta (viéndolos en casa con otros amigos, ninguno de ellos había reparado en las mutilaciones; luego quizá ha sea un asunto tan grave...)

1 comentario:

  1. Yo creo que el asunto de la mutilación del formato original sí es bastante serio. Esas cosas se suelen notar si uno presta atención, aunque entiendo que la perfección de las interpretaciones de Barenboim pueda hacer que nos despistemos un poco. Pero hay que decirlo, porque si no continuarán haciéndolo. Y eso sí que no puede ser. Ya está bien de que las compañías nos tomen por niños pequeños con estos reclamos comercialoides que creíamos ya pasados... J.S.R.

    ResponderEliminar