Follow by Email

viernes, 13 de diciembre de 2013

Todo el Mahler de Pierre Boulez en Deutsche Grammophon

 
Deutsche Grammophon ha agrupado en una caja de 14 CDs todo el Mahler grabado para el sello amarillo por Pierre Boulez. Dado que se trata de una opción sumamente interesante y que su precio es ahora muy conveniente (unos 50 €), es una buena oportunidad para hacerse con la caja, que ocupa poco espacio (su lomo mide menos de 4 cm). Se trata de grabaciones recientes (de 1995 a 2012), todas ellas de alta o altísima calidad técnica.

En general, el Mahler de esta última etapa bouleciana es sobrio, contenido y mesurado, alejado de todo exceso (lo que es rara avis en unos tiempos de excesos de todo tipo con la música de Mahler): son las suyas interpretaciones objetivas, de una claridad excepcional y analizadas y explicadas por una mente musical privilegiada, que han contado siempre, en todos los casos, con cantantes de alto nivel y orquestas todas ellas magníficas.


          

Se han escuchado versiones más volcánicas y arrebatadas (Solti y, sobre todo, Tennstedt en su DVD de EMI, ambas con Chicago) de la Primera Sinfonía (Chicago Symphony, 1999) pero, aun así, estamos ante una interpretación ejemplar, difícilmente irrebatible. El disco se completa con el Totenfeier (Chicago, 1998), versión original del primer movimiento de la Segunda, que encuentro un tanto descomprometido.
Sensacional la “Resurrección” (Wiener Philharmoniker, 2006), si bien su versión en DVD/Blu-ray (EuroArts), del mismo año, me gusta aún un poco más. Extraordinarios no sólo la Orquesta, sino también el Wiener Singverein y las solistas: Christine Schäfer y Michelle De Young.

Puede que esta Tercera Sinfonía (Wiener Philharmoniker, Wiener Singverein, Niños Cantores de Viena, Anne Sofie von Otter), de 2002, sea mi favorita de cuantas conozco. (Sólo lamento, como anécdota, los tremendos portamentos del oboe en “O Mensch!”: ¿de dónde ha salido esta reciente moda? ¿Se ha revisado la partitura?: antes nadie lo hacía así...). El 2º CD se completa con la impresionante versión de Das klagende Lied (2012, sin Waldmärchen) con Dorothea Röschmann, Anna Larsson, Johan Botha, el Coro de la Ópera Estatal y la Filarmónica de Viena: la misma versión del DVD/Blu-ray C Major.

La Cuarta Sinfonía (Julianne Banse, ideal, y la Orquesta de Cleveland, 2000) vuelve a ser ejemplar. Creo que sólo Schwarzkopf/Klemperer, Te Kanawa/Solti y Battle/Maazel me gustan más aún. Parecidos parámetros siguen las impecables Quinta y Sexta (Filarmónica de Viena, 2000 y 1995), si bien comprendo que se puedan preferir interpretaciones más volcánicas o feroces.

La Séptima (Cleveland, 1996) es el gran pinchazo de la serie: no le encuentro justificación ni sentido (no me cansaré de decir que sólo Klemperer ha hecho justicia a esta extraña obra, en la que se han estrellado los más grandes, Solti y Bernstein incluidos). La Octava (Staatskapelle Berlin, 2007) es otro punto fortísimo de esta serie: se trata, sin duda, de una de las más grandes realizaciones y, tal vez, la mejor grabada. Los Coros son de muy alto nivel, y destacados la mayor parte de los solistas. Y la Novena (Chicago, 1998) es no sólo una de las mejor tocadas de la historia del disco, sino una versión de un rigor y veracidad desarmantes.

El duodécimo CD agrupa Des Knaben Wunderhorn (Magdalena Kozena, notable, y Christian Gerhaher, sobresaliente, con la soberbia Orquesta de Cleveland, 2010) y un modernísimo, esencial y antirromántico Adagio de la Décima procedentes del mismo concierto y editados juntos en DVD/Blu-ray por Accentus.
Modélicos igualmente los tres ciclos de lieder que, con la Filarmónica de Viena, grabó Boulez en 2004, con tres cantantes de primer orden: un acertadísimo Thomas Quasthoff en los Fahrenden Gesellen, una Violeta Urmana de hermosísima voz y depurado canto, pero de afinación levemente insegura (¡!) en algún momento de los 5 Rückert, y una conmovedora Von Otter en los Kindertotenlieder (en todo caso, ninguno de ellos puede hacer olvidar a Fischer-Dieskau en el primer ciclo y a Janet Baker en los dos restantes).
El álbum se cierra con una sobria, seca, klempereriana, admirable versión de La Canción de la Tierra (Michael Chance, Violeta Urmana, Filarmónica de Viena, 2001).

En resumen, este de Boulez me parece uno de los ciclos sinfónicos mahlerianos más recomendables, teniendo en cuenta que ni uno sólo de ellos es redondo de principio a fin: ni Haitink (algo periclitado: luego ha ido haciendo versiones aisladas muy superiores), ni Solti, ni Bernstein (D.G.; el de Sony está tan superado como el de Kubelik), Sinopoli o Chailly. Echo de menos la reedición por Sony del de Maazel (con la Filarmónica de Viena). Y, más aún, la edición en DVD/Blu-ray del de Christoph Eschenbach con la Orquesta de París, sólo visto hasta ahora por televisión. No sería descabellado pensar que, de estar comercializado, sería tal vez la opción más recomendable (o sea, por delante de Bernstein/DVD y del de la Concertgebouw en DVD y Blu-ray).











17 comentarios:

  1. Lo acabo de adquirir, llevaba tiempo esperando que saliera a la luz, por cierto Ángel, ¿el ciclo de Maazel te refieres a este?

    http://www.amazon.es/Integrale-Symphonies-Mahler-Lorin-Maazel/dp/B00006J45S/ref=sr_1_2?s=music&ie=UTF8&qid=1386971644&sr=1-2&keywords=mahler+maazel

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro. Gracias a ti y a Ignacio Fernández Bargues por informarme de que ya se ha publicado, y además a tan buen precio.

      Eliminar
    2. Yo la integral de Maazel la he visto hace sólo dos días en la Fnac de Callao en Madrid. En cuanto a la de Boulez, ha sido uno de mis regalos de reyes. Estoy un poco desilusionado con lo que dices de la séptima, ya que es mi favorita. Aunque fue la primera que puse ayer para escucharla y, aunque la noté quizá algo fría, no me pareció mala... Qué otras versiones (además de la de Klemperer) recomiendas, porque yo las otras que tengo son Bernstein y Solti, pero parece que tampoco te convencen, no?

      Eliminar
    3. Precisamente la de Maazel, así como la de Chailly, están entre las que menos me disgustan.

      Eliminar
  2. Ángel, una pregunta y un aviso a tus lectores. Ya que mencionas algunas de las ediciones de Mahler más destacadas ¿la omisión de la cuasi integral de Abbado con Lucerna en video es consciente o por olvido? Y el aviso es que el ciclo de Maazel puede comprarse en Amazon España a precio casi de saldo. Al menos ahora mismo está a 20,52 euros:
    http://www.amazon.es/Integrale-Symphonies-Mahler-Lorin-Maazel/dp/B00006J45S/ref=sr_1_2?s=music&ie=UTF8&qid=1387014903&sr=1-2&keywords=mahler+maazel

    ResponderEliminar
  3. Ahora no he entrado a fondo en el comentario a los ciclos Mahler en DVD/Blu-ray: tanto el incompleto ciclo de Abbado en Lucerna (de la 1ª a la 7ª) como el de la Concertgebouw con varios directores los comenté en su día en este blog. Uno y otro me parece que tienen notables altibajos, pero son importantes globalmente, y están magníficamente grabados (mucho mejor que el de Bernstein, obviamente).
    Lo que me parece una estupenda noticia es que Sony "se haya acordado" del ciclo de Maazel, que a ese precio no dudaré en comprarme: aunque no lo conozco completo, por varias de ellas creo que merece la pena. (Por cierto, la Séptima de Maazel me gusta bastante más que la de Abbado y que la de Boulez/Concertgebouw).

    ResponderEliminar
  4. Ahora no he entrado a fondo en comentar los ciclos filmados: ya lo hice en su día en este blog. Tanto el incompleto de Abbado (de la 1ª a la 7ª) como el de la Concertgebouw con varios directores me parecen importantes, pese a sus altibajos. Y están, obviamente, mucho mejor grabados que el de Bernstein, que tiene ya sus años.
    Buenísima noticia la publicación en caja barata del ciclo de Maazel: no llegué a escucharlo entero, pero estoy seguro de que merecerá la pena (la Séptima, por cierto, me gusta bastante mas que la de Abbado y que la de Boulez/Concertgebouw).

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, hablando de ciclos de Mahler, necesito un consejo de expertos como vosotros, estoy tentado de hacerme con el Mahler de Rattle que está por 22€. ¿Vale la pena por ese precio?, independientemente de otros ciclos que ya tenga en mi poder.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. A ver si algún lector te contesta, porque yo no conozco ni la mitad de las versiones, pero no tengo una impresión muy buena, a qué negarlo. Sólo me gusta mucho la Quinta con la Filarmónica de Berlín, que está en DVD; no sé si es la misma del álbum. En cuanto a la Segunda, me gustó muy poco por su enorme languidez; la prensa inglesa la puso por las nubes (me parece que hoy dirige Mahler bastante mejor).

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya! Parece que para poner un comentario hay que entregar el alma a Google.
    Intento repetir la jugada: Yo sólo conozco la 9ª de Rattle y me pareció que quiere inventar el fraseo a cada compás. No me gustó.
    Ya puestos y aprovechando críticas a una ópera y a su operador, me parece bien que se diga lo que se siente, manifiesto que lo que he oído de Abbado en Mezzo está muy bien tocado pero me parece perfectamente inútil. Han domesticado a Mahler.

    ResponderEliminar
  8. Por si acaso: vengo del FNAC y ese ciclo Mahler de Maazel está a 40 €. Luego se quejan de lo que se quejan.

    ResponderEliminar
  9. On line se puede conseguir por muy poco más de la mitad. ¡Vaya jeta!

    ResponderEliminar
  10. La 7ª de Klemperer me parece innecesariamente lenta. Es cierto que su claridad expositiva es proverbial, pero el 2º movimiento es desesperante y al scherzo tanta demora no le sienta nada bien, le quita tota la fuerza. Prefiero la versión de Abbado de 2002 con la Filarmónica de Berlín. Le dura 25 minutos menos que a Klemperer, pero logra algo verdaderamente difícil: que una sinfonía tan dispersa suene como un todo orgánicamente bien trabado y compensado. La de Scherchen de 1950 con Orfeo también está muy bien. El Mahler de Boulez me parece que está muy bien tocado, pero los que amamos el Mahler de Bruno Walter, Klemperer, Horentein, Mitropoulos... le pedimos algo más a un director, además de que todo esté en su sitio y suene maravillosamente bien. En aquellos directores habúa una visión filosófica de esta música que te transmitía una manera de ver la vida, cosa que en mi opinión no consiguen ni Haitink, ni Boulez, ni Maazael, ni la mayoría de los modernos, salvo Bernstein. Recuerdo un concierto decepcionantes, en ese sentido, de Chailly con la Concertgebouw, interpretando la 1ª, en Valencia. Todo fue espectacular, pero me dejó frío.

    ResponderEliminar
  11. Ya sé que alguno puede interpretar esto como una "provocación", pero, por completar un poco el panorama, y dado que la crítica anglosajona es elogiosa, ¿qué valoración -comparada, relativa- podríamos hacer el casi-ciclo de Levine con varias orquestas? La Cuarta ha recibido grandes alabanzas, por ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco enteras más que la Tercera -excelente-, la Cuarta -no mucho más que buena, para mi gusto-, y una Primera que me pareció, creo recordar, con mucho más ruido que nueces. Tal vez alguna vez me aventure a escuchar el ciclo, pero ahora estoy un poco saturado.
      Y una precisión: que "la crítica anglosajona" las elogie mucho me importa un rábano: de estas opiniones colectivas, unánimes, de un país estoy más que escaldado en multitud de ocasiones...

      Eliminar
    2. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comenta sobre las "unanimidades" de la crítica, a favor o en contra de algo. Hay que revisar y valorar por uno mismo. Pero resulta chocante e instructivo cuando, precisamente, uno, por sí mismo, saca conclusiones radicalmente opuestas a las comúnmente aceptadas (o muy difundidas). Nada como la propia experiencia.

      Le comentaba el tema de la crítica anglosajona por varios motivos. Primero, porque suelen ensalzar músicos o interpretaciones que para la crítica europea continental -digamos- tienen una valoración muy distinta. No sé por qué, pero tienen unos sesgos curiosos. Segundo porque Levine tiene en general mala prensa, y me sorprende -en principio- leer elogios a su Mahler o a su Brahms (con Viena), por poner dos casos. Me pica la curiosidad y trato de ir a ver qué pasa.

      No he podido atender todavía a ese Brahms vienés del americano, pero lo que he escuchado de Mahler me ha gustado en general. Tiene, por ejemplo, una Sexta con Boston reciente que me ha parecido muy buena, poderosa. La Cuarta me gustó. Y a partir de ahí quería repasar un poco el resto. Desde luego las orquestas son excelentes. No espero un gran hallazgo aquí, pues comparto su criterio general: prefiero el Mahler de Klemperer o Horenstein. Sin embargo, acepto el de Bernstein. La duda está en si Levine chapotea mucho (o no) en los detalles de mal gusto y azúcares de colores con que se sirve ahora a Mahler, o si consigue algo de peso y sustancia.

      Levine ha acabado ya su carrera, prácticamente, debido a problemas de salud serios. Quizás con el tiempo se pueda calibrar un poco mejor su aportación a la música grabada (muy abundante). Ha sido una figura de gran peso en Estados Unidos en las últimas tres o cuatro décadas. Para mi en general es un desconocido con mala prensa, pero con -puntuales- críticas muy laudatorias que estimulan mi curiosidad. Hasta el momento tengo que reconocer que le he escuchado cosas sueltas de valor.

      Eliminar
  12. Todo Malher es bueno y plomo a la vez. Horas para definir un
    final. Si sus sinfonías duraran menos de media hora ganarían
    adeptos. Ahora bien ¿ que tal si los directores dejan la cara de cementerio cuando las interpretan ?.-

    ResponderEliminar