Follow by Email

viernes, 11 de diciembre de 2015

El ciclo sinfónico Schumann de Rattle: un buen chasco




Grabado y editado por el sello de la propia Filarmónica de Berlín en 2013, este ciclo no va a figurar, de ningún modo, entre los grandes de la discografía. En líneas generales, es apresurado, blandito, tirando a ñoño, juguetón, rozando a veces la frivolidad, inconsistente y carente casi por completo de tensión. El lirismo schumanniano (Rattle solo ofrece atisbos), que debe ser hondo, sincero y conmovedor, es aquí siempre tímido, pequeñito, alicorto. La Primera "Primavera" y la Tercera "Renana" me han parecido las más salvables, si bien se hallan lejos de entusiasmarme. Un detalle: el enlace entre la introducción Andante un poco maestoso y el Allegro molto vivace de la Primera está abiertamente mal resuelto, tan emborronado y confuso que no puedo comprender cómo no han repetido la toma. La "Renana" carece por completo de fuego, de entusiasmo, de grandiosidad en el Feierlich ("solemne"). La Segunda sigue postulados similares, pero cae de lleno en lo melifluo y empalagoso en el sublime Adagio espressivo, después de haber realizado al final del scherzo un accelerando tan bien trazado como desprovisto por completo de tensión. Y la Cuarta, para la que Rattle ha escogido la muy -¡muy!- inferior versión original, es flojísima: apática, abúlica, sin pulso, y su finale cae de lleno en lo pimpante y amanerado. Mis calificaciones serían: 1ª: 7. 2ª: 6. 3ª: 7. 4ª: 4. No más. La toma de sonido no me ha seducido especialmente.
Como ciclos, me parecen sólidos los dos de Kubelik (Berlín, DG, y Radio Bávara, Sony), Karajan, Barenboim (Chicago, DG, y sobre todo, Staatskapelle Berlin, Warner: el más equilibrado). El de Klemperer es extraordinario en la 1ª, la y la , pero no así en la ; el de Haitink destaca por la , el de Bernstein/Viena es algo variable incluso dentro de una misma sinfonía, pero es de conocimiento obligado, y los de Muti/Philharmonia y Sinopoli/Dresde son algo decepcionantes. Del ciclo de Szell interesa la , y del de Luisi/Sinfónica de Viena (Orfeo), la . Como versiones aisladas obligatorias: la "Renana" de Celibidache en EMI, y las Cuartas de Furtwängler/Berlín, Böhm/Viena y Karajan/Viena (DG las tres).
Es una lástima que Rattle se empeñe en grabar música que no le va o no le gusta (ambas circunstancias se dan aquí, para mí), mientras se va a ir de la Filarmónica de Berlín sin haber registrado más música del siglo XX, el ámbito en el que, sin duda, da lo mejor de sí.  

5 comentarios:

  1. Sigo sin comprender por qué tanta gente le pone reparos al ciclo de Bernstein/Viena. Sin parecerme de referencia, a mí me gustó mucho cuando lo escuché. En el Szell no solo me gusta muchísimo la Segunda, sino también la Primera. Tarcera algo menos, y Cuarta regular. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me repasaré en cuanto tenga tiempo el ciclo de Bernstein, a ver si matizo mi opinión; y estoy básicamente de acuerdo en lo que dices del de Szell, pero rebajando tal vez un poco tus elogios.

      Eliminar
  2. Coincido con lo apuntado antes en el blog y los comentarios. Tengo las versiones de Barenboim (2), Klemperer, Celibidache (excepto la Primera, no publicada) y Szell. La más redonda es la de Barenboim. Es la que recomendaría.

    Klemperer tiene una versión rarísima de la Segunda, con movimientos extremos lentísimos (más aún que Celibidache). Además, el primer movimiento de la Cuarta es fabuloso, sin igual, pero el resto cae un poco. Las partes líricas o más sentimentales las lee, sin más. Szell está muy bien, y es también muy recomendable, pero Barenboim tiene mejor sonido y un enfoque subjetivo, romántico, que le va bien a esta música. Szell es analítico, en lo micro y lo macro (los detalles y el conjunto), pero en la Segunda se permite un tercer movimiento lento, saboreado maravillosamente (algo así hacía también con la Octava de Bruckner).

    Tomo nota con Bernstein. Kubelik podría ser interesante también (me lo apunto). Hay un ciclo de Rohzdestvensky, inencontrable (estuvo en CD). Tengo en la lista de "pendientes" también uno de Sawallisch, con Filadelfia, pero difícil de encontrar. Debe tener mejor sonido que su ciclo clásico en Dresde. Aunque no espero creatividad en Sawallisch sí tengo curiosidad (imagino ese ciclo suntuoso y equilibrado; ya veremos cuando lo localice).

    Muchas gracias por la información, ¡siempre reveladora!

    ResponderEliminar
  3. Ese ciclo de Rohzdestvensky lo tengo pero no me parece lo mejor de ese director. La orquesta flojea. Creo que era la Nacional de Estonia, aún bajo el yugo mongol.
    A mí las de Szell me gustan y ese movimiento lento bordea el otro lado al terrenal.
    Y no les recomiendo una de Levine con Filadelfia. Para nada.
    La de Sawallisch con Dresde fué elogiadísima en su día por los críticos. Lo digo sin "malicia"
    Kubelik está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he vuelto a repasar el ciclo Schumann de Bernstein, uno de mis directores super-favoritos. Pues bien, al lado de muchas bellezas que he vuelto a hallar y disfrutar, señalo brevemente los, para mí, defectos: crispación, por momentos atropellamieno en los movs. extremos de la 1ª, así como exceso de vibrato en el lento de esta y en el primero de la 2ª, cuyo Adagio es forzadamente lentísimo; en la 3ª el 3º mov. es bastante meloso, y la coda final es desquiciada. La 4ª es admirable de principio a fin.

      Eliminar