Follow by Email

sábado, 13 de febrero de 2016

Dos Puccini con Kaufmann en Blu-ray: Manon Lescaut y La fanciulla del West



 
Bueno, me consta que la primera de ellas no la ha distribuido Sony en España en Blu-ray, sino solo en DVD, por lo que he tenido conseguirla fuera. No entiendo por qué ambas óperas, lanzadas a la vez, no han recibido el mismo tratamiento. ¿Acaso la segunda es más comercial que la primera? No, desde luego, sino lo contrario, así que ni idea...

El tenor de moda (por cierto, el número uno actual) sigue ampliando horizontes: aparte de la ópera alemana, su territorio por así decirlo, natural, está haciendo grandes cosas en Bizet, Gounod y Massenet así como en Verdi y Puccini. Pero tiene, por supuesto, sus límites. Pues su voz ha evolucionado de lírico a spinto, mientras se ha ido abaritonando a ojos vista. Así que, pese a su tremendo arrojo, el caballero Des Grieux de Puccini le viene bastante incómodo, y en dos o tres notas muy agudas se las ve y se las desea. En todo caso, su musicalidad, su ardiente temperamento y su fuerza le salvan. Pero tal vez ha sido un error abordar este papel a estas alturas de su carrera.

La versión es en conjunto bastante notable, gracias a que Kristine Opolais (la esposa de Andris Nelsons) es una más que buena Manon, si bien lo contrario que el tenor: algo más lírica de la cuenta, lo que se aprecia en los extremos de la tesitura, en los que se halla algo incómoda. En el ingrato, poco lucido, papel de Lescaut me ha decepcionado el barítono Christopher Maltman, del que tenía buenas referencias. Algo mejor el Geronte del bajo Maurizio Muraro, que no proyecta debidamente la voz. Con una actuación espléndida del Coro y extraordinaria de la Orquesta del Covent Garden (un conjunto, me parece, especialmente variable), lo mejor de la versión es para mí, sin duda, la incandescente, líricamente envolvente y sensual dirección de Antonio Pappano: un trabajo de todo punto excepcional, que lo eleva a los niveles de Bartoletti, Sinopoli o Chailly en las grabaciones de audio de esta ópera. La escena, a cargo de Jonathan Kent, traslada la acción a época reciente, lo que parece algo inconveniente (y desde luego innecesario), pero quizá no llega a irritar, en parte tal vez porque hay situaciones que no las entiendo. O sea, que es una versión globalmente buena, bastante por debajo de las de las dos primeras de audio citadas, pero que gracias a su magnífico sonido y a la nitidez de sus imágenes supera técnicamente en mucho a las de Kanawa, Domingo, Allen/Covent Garden/Sinopoli, Götz Friedrich (NVC 1983) y a la de Scotto, Domingo, Elvira/Met/Levine, Menotti (DG 1987), ambas sin embargo superiores en lo musical y lo escénico. También tenían subtítulos en español, de los que carece la de Sony.

El papel de Dick Johnson de La fanciulla del West, bastante más dramático que el de Des Grieux, sí conviene plenamente a la vocalidad de Kaufmann, siendo muy de agradecer que lo haya abordado (nadie más, me temo, puede hacerle hoy plena justicia). Su encarnación del mismo es de veras imponente, desde cualquier punto de vista que se le juzgue, y habría que remontarse a Domingo con Mehta (CD D.G. 1978, con Carol Neblett y Milnes) para hallar a alguien de nivel aún superior. Pero aunque, un poco vergonzosamente, su nombre figura en la portada del Blu-ray delante del de ella, es Nina Stemme la gran triunfadora de esta versión: la soprano dramática sueca, para mí la más extraordinaria Brünnhilde que he conocido, está sensacional vocal, musical y escénicamente, hasta arrasar con cualquiera de sus rivales (Tebaldi, Neblett, Barbara Daniels y no digamos Mara Zampieri), en un papel no demasiado largo pero sí muy, muy  comprometido. Solo por ella no me arrepentiría de haberme comprado este Blu-ray.

Hasta aquí, una gloria. Pero... ¿de dónde han sacado al sheriff que canta -es un decir- Tomasz Konieczny? Es un barítono engolado, de voz tal vez grande pero nada hermosa, carente por completo de técnica, que como intérprete es plano, fatal como actor y que cuesta descifrar en qué lengua canta, tal es su pronunciación. ¡Qué enorme metedura de pata! Este señor, mientras no cambie radicalmente, pasa a engrosar mi lista negra particular. ¡Qué placer volver a reconciliarse con este malvado personaje escuchando a Cornell McNeil, a Milnes y a Juan Pons! De los restantes papeles, destacaría al Jake Wallace de Alessio Arduini y al Sonora de Boaz Daniel. Tenía serios temores ante lo que pudiese hacer el habitualmente gris Franz Welser-Möst, pero aquí, al frente de un estupendo Coro y una magnífica Orquesta de la Ópera de Viena, resulta suficiente su competencia. Solo en muy contados momentos me ha molestado, con un excesivo distanciamiento y hasta alguna ñoñería. Y, desde luego, me hace añorar el extraordinario trabajo de Mehta, que obtiene un rendimiento excepcional de la rica y sutil orquestación de Puccini. Pero bueno, insisto: no echa por tierra la versión.

Que escénicamente (Marco Arturo Marelli) es muy sensata y hasta bella en su planteamiento tradicional, si bien la traslada a los años 60 o algo así. Solo me ha parecido una concesión tontorrona que los amantes se alejen al final de la ópera en un globo coloreado con el arco iris, y poco creíble que el rastrero sheriff esté, cuando se baja el telón, a punto de pegarse un tiro en la sien. Preferibles son, desde luego, las propuestas escénicas estrictamente literales de Piero Faggioni (con Neblett, Domingo, Carroli/Santi, NVC 1983) y de G.C.del Monaco (con Daniels, Domingo, Milnes/L.Slatkin, DG 1992). Versiones, de nuevo, técnicamente deficientes -sobre todo la primera- pero con subtítulos en español. O sea, lo contrario que la que acaba de publicar Sony.

3 comentarios:

  1. Todas las óperas que salen al mercado ahorita (tanto blu como dvd) son multiregion, TODAS o la gran mayoría, pero últimamente les ha dado por incluir subtítulos en 2 o 3 idiomas nada más y excluyendo al castellano. de echo es cosa lanzamientos recientes como esta que comentas, la Rusalka de Decca o el Hippolyte de Erato/ex Warner, que de verdad dejan mucho que desear sobre todo porque estas compañías siempre han incluido subtítulos en español con anterioridad. yo no se porque lo hacen cuando en los países de habla hispana hay un buen de melómanos y mercado. parece que las discográficas no están enteradas que otra cosa no me explico. en todo caso mala decisión viéndolo en términos de marketing.

    ResponderEliminar
  2. Als que sou de parla castellana o hispanoamericana no us ha dit ningú que també teniu al vostre abast l'aprenentage de la llengua anglesa, o la italiana (molt més entenedora) i posar-vos aquests substítols. El món globalitzat d'avui dia, feliçment no acaba ni comença als pobles de Castella ni a les seves antigues colònies.
    Toca posar-se les piles i aprendre idiomes. Tots els catalans sortim de l'escola sabent-ne tres com a mínim.... Mal que pesi a alguns! Que encara pretenen obligar-nos a antigues costums d'imposició colonialista....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gracioso, un troll políglota... J.S.R.

      Eliminar