Follow by Email

sábado, 24 de marzo de 2018

Algunos datos sobre la colección "Grandes Pianistas" de Philips (1999)


¿Son todos los que están? ¿Están todos los que son?

Fue una empresa muy ambiciosa, sobre todo por la labor de selección y por la obtención de permisos para contar con pianistas que no hubiesen grabado para el grupo PolyGram (hoy Universal), es decir de los sellos Decca, Deutsche Grammophon y Philips. Constó de 100 dobles CDs. Pero, como es lógico, los pianistas más reconocidos no podían ser saldados con un solo álbum, así que a algunos nombres se les dedicó uno solo, dos a otros y tres a unos pocos. Pero la distribución en estos tres peldaños siempre fue muy discutible. Es hasta cierto comprensible que barriesen para dentro, es decir que los pianistas de la casa fuesen mejor tratados que los de fuera. Aun así, fíjense qué selección tan particular hicieron:

-Pianistas a los que se les dedicaron 3 álbumes: 
Claudio Arrau, Alfred Brendel, Emil Gilels, Vladimir Horowitz, Wilhelm Kempff, Sviatoslav Richter y Artur Rubinstein.

-Pianistas a los que se les dedicaron 2 álbumes: 
Géza Anda, Martha Argerich, Jorge Bolet, Shura Cherkassky, Alfred Cortot, Edwin Fischer, Walter Gieseking, Friedrich Gulda, Clara Haskil, Byron Janis, Julius Katchen, Stephen [Bishop] Kovacevich, Alicia de Larrocha, Arturo Benedetti Michelangeli, John Ogdon, Maurizio Pollini y Rosalyn Tureck,

-Pianistas a los que se les dedicó 1 álbum: 
Vladimir Ashkenazy, Wilhelm Backhaus, Daniel Barenboim, el dúo Bruk & Taimanov, Robert Casadesus, Van Cliburn, Clifford Curzon, György Cziffra, Christoph Eschenbach, Leon Fleisher, Samson François, Nelson Freire, Ignaz Friedman, Andrei Gavrilov, Grigori Ginsburg, Leopold Godowsky, Glenn Gould, Ingrid Haebler, Myra Hess, Josef Hofmann, William Kapell, Evgeny Kissin, Zoltán Kocsis, el dúo Josef & Rosina Lhévinne, Dinu Lipatti, Radu Lupu, Nikita Magaloff, Benno Moiseiwitsch, Ian Moravec, Ignacy Jan Paderewski, Murray Perahia, Maria-Joao Pires, Mikhail Pletnev, André Previn, Sergei Rachmaninoff, András Schiff, Artur Schnabel, Rudolf Serkin, Vladimir Sofronitsky, Solomon, Misuko Uchida, André Watts, Alexis Weissenberg, Earl Wild, Maria Yudina y Krystian Zimerman.

No aparecen en la colección:
Joaquín Achúcarro, Pierre-Laurent Aimard, Stefan Askenase, Emanuel Ax, Dimitri Bashkirov, Elena Bashkirova, Lazar Berman, Michel Béroff, Idil Biret, Alexander Brailowski, Yefim Bronfman, Rudolf Buchbinder, Ferruccio Busoni, Aldo Ciccolini, Jean-Philippe Collard, Barry Douglas, Brigitte Engerer, Philippe Entremont, Rudolf Firkusny, Annie Fischer, Peter Frankl, Bruno Leonardo Gelber, Gary Graffman, Monique Haas, Angela Hewitt, Mieczyslaw Horszowski, Eugene Istomin, José Iturbi, Jenö Jandó, Louis Kentner, Alfons & Aloys Kontarsky, Lili Kraus, Katia & Marielle Labèque, Elisabeth Leonskaja, Marguerite Long, Yvonne Loriod, Moura Lympany, Witold Malcuzynski, Hephzibah Menuhin, Yves Nat, Heinrich Neuhaus, Tatiana Nikolayeva, Guiomar Novaes, Gerhard Oppitz, Rafael Orozco, Cristina Ortiz, Vlado Perlemuter, Alain Planès, Ivo Pogorelich, Jean-Bernard Pommier, Viktoria Postnikova, Eduardo del Pueyo, Deszö Ránki, Hans Richter-Haaser, Pascal Rogé, Charles Rosen, Esteban Sánchez, György Sándor, Peter Serkin, Grigory Sokolov, Gonzalo Soriano, Magda Tagliaferro, Maria Tipo, Alexander Uninsky, Tamás Vásáry, Christian Zacharias y Mark Zeltser. (Todos ellos figuraban ya, diez años antes, en 1989, en el "Dictionaire des interprètes" de Alain Pâris)

Algunos casos que me llaman especialmente la atención: los pianistas del primer grupo son todos los que están (bueno, yo habría despachado a Kempff con un par de álbumes), pero también deberían estar Michelangeli, Pollini (que están con dos), así como Barenboim y Ashkenazy (¡con uno!).

Entre los del segundo grupo ¿qué pintan Anda, Bolet, Janis y Ogdon con dos álbumes? Uno me habría parecido suficiente.

En cambio, Kissin, Lupu, András Schiff, Uchida y Zimerman, a los que se les destinó un solo álbum, merecían ya entonces al menos dos. Otros pianistas históricamente muy importantes figuran también con un solo álbum, pero se puede comprender que se les haya dedicado poco espacio debido a que sus grabaciones son muy antiguas. Y para mí sobran claramente Bruk & Taimanov (¿quién sabe algo de ellos? Yo, ni idea...) y Pletnev. Otra cosa: si se ha incluido a un director como Previn que también ha sido destacado pianista, ¿por qué no han sido incluidos Bernstein y Solti?

Finalmente, fíjense en los que faltan; algunos podrían ser tal vez prescindibles, pero hay ausencias que claman al cielo: yo creo que, en primer lugar, la de Leonskaja. Y reparen en que -me acabo de dar cuenta-, de los 69 que incluyo entre los ausentes, 20 son mujeres.

12 comentarios:

  1. En efecto, haber dejado afuera a Leonskaja, Postnikova y a Nikolayeva es una negligencia inexcusable, casi dolosa... bueno, ya sabemos dónde hicieron espacio para los TRES discos dedicados a Kempff.

    ResponderEliminar
  2. En su momento, la colección de "Grandes pianistas" fue, sin duda, un esfuerzo editorial muy notable, pero a los precios de los CD en aquella época, podía ser una apuesta rentable para las casas discográficas. me imagino que hoy sería impensable.

    Coincido plenamente en la crítica a los seleccionados: el dúo Bruk & Taimanov es para mí desconocido, y tampoco haría incluido con tres álbumes a Kempff (particularmente, creo que es un pianista sobrevalorado --con lo cual no pretendo decir que nos ea un muy buen pianista--, pero en su momento era la estrella de DG).

    Yo incluiría en el grupo de los ausentes a Sergio Fiorentino, si bien, fue un (re)descubrimiento cuando empezaron a aparecer sus CD.

    A título individual he de decir que tengo algunos de los álbumes dobles de la colección (pocos), pero el dedicado a Ivan Moravec fue para mi el descubrimiento de un gran pianista.

    ResponderEliminar
  3. Angel, vengo de ver La Pasión con Minkowski,y le pongo un notable alto, y eso que no me gusta el historicismo...la orquesta ha sonado muy bien, él ha dirigido sin titubear, y las voces de primera....el público entusiasmado, aplaudiendo de pie más de un cuarto de hora..tampoco soy un experto como tú, tengo algo de estudios musicales del colegio y escucho mucha música, voy a todos los conciertos que puedo y leo escritos musicales...están por España, el martes en cuenca y tengo la sensación de que esta vez las críticas van a ser bastante elogiosas...sé feliz...

    ResponderEliminar
  4. Obviamente, no pueden estar todos. Echo en falta a algunos americanos históricos vinculados a la RCA, como John Browning o Gary Graffman, o incluso el también imortante musicólogo Charles Rosen, tan dcisivo en el repertorio contemporáneo.

    Me alegra la inclusión, por la escuela checa del gran Moravec, pero si está él, no veo por qué no iba de estar el pionero Fikursny... Por cierto, no entiendo por qué el genial Concierto para piano de Dvorák sigue siendo una obra más bien excéntrica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Completamente de acuerdo! El Concierto para piano de Dvorák, aun siendo inferior al de cello, e incluso tal vez (más dudoso) al de violín, me parece una obra incomprensiblemente casi ignorada.

      Eliminar
  5. Y por citar cuatro que ni usted menciona, y especialmente vinculados a la obra de Debussy: Dino Ciani, Paul Jacobs, Werner y Monique Haas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también podrían y tal vez deberían haber estado presentes en la colección. El malogrado Ciani, por cierto, apenas tuvo tiempo de grabar discos. Yo solo le escuché los Preludios de Debussy, pero hace tanto tiempo que no puedo opinar sobre esas interpretaciones. Ahora bien, de Paul Jacobs no sé nada en absoluto.

      Eliminar
  6. Aprovechando el post, me gustaría saber qué le parecen Bella Davidovich y Paul Badura-Skoda. De la primera tengo una grabación de las Ballades de Chopin que siempre están en "circulación". Y del segundo me gustan sus interpretaciones de Mozart. No se mencionan, y tengo curiosidad por conocer su opinión.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Bella Davidovich he escuchado muy poco, pero si la memoria no me falla creo que era bastante buena. En cuanto a Badura-Skoda, uno de los primeros en tocar con fortepianos, creo que fue importante en su momento. Pero por lo que recuerdo su Mozart me parecía un poco demasiado rococó, y su Schubert, demasiado "bonito" y "Biedermeier".

      Eliminar
  7. Aimard, Leonskaja, Sokolov, Ciccolini, Firkusny y Berman me parecen pianistas más importantes que Previn, Watts o Weissenberg, por ejemplo. La carrera de los tres primeros ha seguido creciendo en este siglo, pero aún así. Parece una selección muy anglocéntrica. Solo tres pianistas franceses; peso exagerado de pianistas populares en EEUU (Bolet, Janis, Tureck) o UK (Kovacevich, Ogdon). De todas formas es una buena selección. Cualquiera que propusiésemos cojearía también, aunque no de la misma pata.

    ResponderEliminar
  8. Según se dijo, en la selección intervino como experto Alfred Brendel, (que obviamente tuvo 3 cajas) y la selección refleja sus gustos; fue él quien quiso que Kempff tuviera 3 números y ae rescatasen sus viejos duscos Decca, como la primera grabación de los Opus finales de Brahms o las partes de lis Años de Peregrinaje de Liszt (todo ello vuelto a grabar para DGG en stéreo). Desde luego fue una colección importante pero está claro que resumir la carrera de gente como Arrau, SRichter, Rubinstein.... en media docena de discos es impensable

    ResponderEliminar
  9. En la confección de la edición colaboró como asesor Alfred Brendel, arrista muy vinculado a Philips. Él insistió en que Kempff tuviera 3 volúmenes y que se incluyeran sus viejas grabaciones Decca de Liszt y Brahms, entonces descatalogadas, (de obras que luego volvió a grabar para DGG en stéreo). Desde luego faltaba gente en la colección, aparte de que no había música de cámara ni acompañamiento a liederistas (con lo que gente como Barenboim, Ashkenazy, Eschenbach....se veían muy perjudicados); y está claro que resumir en 6 CDs la carrera de Arrau o SRichtet....es impensable

    ResponderEliminar