Follow by Email

domingo, 6 de mayo de 2018

Primer concierto de Nelsons con la Gewandhaus para Ibermúsica


Arena y cal con Yefim Bronfman
Ayer, sábado 5 de may, tuvo lugar el primero de los dos conciertos de Andris Nelsons como nuevo director de la famosa Orquesta de Leipzig, en calidad de sucesor de Riccardo Chailly. Pese al popular programa, el Auditorio Nacional no estaba completamente lleno. Cuando terminó el primer movimiento del Quinto Concierto "Emperador" de Beethoven que iniciaba la velada, me encontraba furioso: Yefim Bronfman había pasado olímpicamente de la hermosísima obra: no se había implicado en ella, había tocado de trámite (y no siempre limpísimamente), con desgana, sin fuerza, de modo muy mecánico. Recordaba con disgusto que en su filmación (C Major 2012) con la Concertgebouw y también con Nelsons -aun sin ser lo que yo entiendo por un genuino intérprete beethoveniano: no lo son muchos- está francamente bien. Por suerte, el movimiento lento, aun sin ser creativo, estuvo al menos bien fraseado y con la calma espiritual que faltó en el anterior (que no llegó a los 20 minutos de duración). En el tercero volvió en parte al pasotismo del primero, sin enlazar bien una sola transición entre los temas. Lástima, porque Nelsons le había brindado un trabajo riguroso, atento y analizado al milímetro, con una maravillosa introducción al Adagio. Por cierto, ya en el "Emperador" se comprobó que la orquesta tiene una cuerda magnífica, muy alemana, una madera algo desigual -excelentes flauta y clarinete, buen fagot y oboe dulzón-, un metal de agradable sonoridad pero no muy fino, y un timbalero no muy exacto, que empastó regular y con decidida tendencia a los excesos. Un conjunto orquestal que, a juzgar por este concierto -en el de hoy, con la Sinfonía 40 de Mozart y la "Patética" de Tchaikovsky, se podrá confirmar- tiene grandes cualidades y alguna deficiencia, y que globalmente me parece algo inferior a las Staatskapelle de Dresde y de Berlín y a la Sinfónica de la Radio Bávara.
Menos mal que en las dos propinas que ofreció Bronfman afloró por fin el gran pianista: una espléndida, poética Arabesca de Schumann y un sensacional finale de la Séptima Sonata de Prokofiev.

Y una Cuarta de Brahms antológica
Pero por lo que no olvidaré el concierto de ayer fue porque en la segunda parte nos esperaba una de las interpretaciones más hermosas y conmovedoras que he escuchado en mi vida, en vivo o en disco, de la Cuarta Sinfonía de Brahms. Arranque furtwängleriano, desde un pianissimo inaudible, para desenvolverse al modo giuliniano, tanto por la cálida cantabilidad como por el planteamiento de las tensiones, con una coda de intensidad y tensión crecientes. El Andante, algo más lento de lo normal, abundó en este canto introspectivo, doliente pero entrañable, sin que las turbulencias fuesen apaciguadas. Poderoso Scherzo no especialmente incisivo o violento -quizá no encajaría bien en una versión tan humanista- y un finale absolutamente antológico, el más convincente que he escuchado desde hace más de seis décadas, desde Furtwängler: de una belleza y a la vez una intensidad emocial casi insoportables. Para colmo de aciertos, el tramo final fue decididamente rabioso: en él siguió Nelsons al pie de la letra el "Più allegro", que en mi opinión erróneamente no respetan ni Bernstein ni Giulini -por citar, entre otros muchos, a los responsables de los dos ciclos sinfónicos discográficos de Brahms que más admiro-.
Termino con una anédcota: tras el concierto fui a cenar con unos amigos a un restaurante próximo al Auditorio. Allá se sentaron en una mesa grande unos diez o doce componentes de la orquesta; al salir, me dirigí a ellos diciéndoles que "¡bravo!" por su su actuación, y a continuación -admito que fui imprudente- me atreví a decirles escuetamente: "Brahms/Nelsons" poniendo el pulgar ostensiblemente hacia arriba, y "Brahms/Chailly" poniendo el pulgar hacia abajo. No sabía de antemano cómo reaccionarían, pero ¿qué ocurrió? Prorrumpieron al unísono en carcajadas y en aplausos. (¡Menos mal!... El ciclo sinfónico de Brahms que Chailly grabó con ellos para Decca hace pocos años ya lo comenté en este blog poniéndolo a parir, sobre todo precisamente una horrorosa Cuarta).

12 comentarios:

  1. Hola, Ángel:

    Ente los ciclos recientes del concertismo beethoveniano, me intriga Uchida/Sanderling:

    https://www.allmusic.com/album/beethoven-the-5-piano-concertos-mw0001848857

    Para Brahms, soy más de Harnoncourt que de Barenboim (que también me gusta), ¡qué le voy a hacer! ¿Has escuchado la reciente integral de David Zinman. ¿Qué opinión te merece el neoyorkino/zuriqués como director?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco el ciclo Beethoven Uchida/Sanderling y, la verdad, me esperaba más de ellos, sobre todo de él, conociendo sus Sinfonías.
      El ciclo sinfónico de Brahms por Harnoncourt con la Filarmónica de Berlín también me gusta bastante a mí, supongo que porque no parece Harnoncourt. No aporta nada pero está muy bien hecho, totalmente en línea con la tradición germana.
      De Zinman no conozco mucho, pero siempre me ha parecido un buen director de segunda fila. Ya sé que en algunos sitios lo han encumbrado muchísimo, pero estoy harto de descubrir que esos encumbramientos no suelen responder a la realidad.

      Eliminar
  2. De Zinman, aparte de sus meritorias grabaciones del Rimski progamático, me ha gustado su Mahler, junto el de Jonathan Nott con Bamberg (orquesta - cantera de Bayreuth, recordémoslo), de lo mejorcito últimamente.

    Bronfman, Prokofiev aparte, tiene una notable grabación de "Las estaciones" de Chaikovski, digna competidora de la referencial de Ashkenazy (Decca, 1999). Una obra aún por descubrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Rimsky al que te refieres me parece solo discreto, nada extraordinario, lo siento. No conozco su Mahler, pero a Nott le escuché una "Resurrección" hiper, hiperestruendosa, puro ruido vacío. Sí, creo que hay cosas que las hace bien.
      La Sinfónica de Bamberg sí me parece muy buena, una de las seis u ocho mejores orquestas de Alemania.
      Bronfman es muy bueno, sí, cuando quiere y se halla en su elemento. Por ejemplo, su Segundo de Saint-Saëns en DVD con Sanderling es alucinante. Las estaciones de Tchaikovsky de Bronfman me parecen muy buenas, pero para mí las mejores son, de lejos, las del tan maltratado por algunos Lang Lang.

      Eliminar
    2. Sí, aparte, al no ser la de Bamberg una orquesta "estelar" puede dedicarse a repertorios más recónditos y huir un poco del dichoso "gran repertorio". Cito al azar tres grandes integrales sinfónicas: la de Joachim Raff (colaborador y discípulo de Liszt, interesantísim) por Hans Stadlmair, la de Glazunov por Järvi padre y la de Karl Amadeus Hartmann por Ingo Metzmacher.

      Saludos, y descanso recíproco por hoy.

      Eliminar
  3. ¿Entonces cuál es su referencia para Rimski? ¿Ansermet? Un atrabiliario bloguero de cuyo nombre no quiero acordarme lo ponía de chupa de dómine hace un tiempo, en su habitual línea "revisionista"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver: una vez más usted me exige demasiado. No tengo tiempo ahora de repasarme todas las obras que dirige Zinman en su CD "Duo" de Philips, pero a botepronto le diré algunos de los que son claramente mejores en varias de esas obras: multitud en el Capricho español (Barenboim, sí,lo siento, en uno de los primeros puestos), Pletnev (Pentatone)y N. Järvi en La doncella de nieve, Ansermet, Barenboim/Chicago o Ashkenazy en El zar Saltán, Leinsdorf y Maazel en El gallo de oro, Markevitch, Ansermet, Barenboim, Svetlanov o Maazel en La gran Pascua rusa, Maazel y Svetlanov en Antar...

      Eliminar
  4. Mil gracias por contestar, Ángel. Es una pena que este blog muchas veces no tenga comentarios. Gracias asimismo por aceptar la expansión y la disidencia. Los hay que no administran un blog: custodian un relicario.

    Un muy cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cristiandelicia. Un placer reencontrarle y leerle. Espero que sea recíproco.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Ángel,¿cuál de sus versiones te parece la mejor, la que interpretó con la Filarmónica de Berlín, con la de su integral en Boston o esta que comentas con la Orquesta de Leipzig? Por cierto, esta última versión debe ser muy parecida a la que uno se puede descargar desde la página de yahoo concert archives.Gracias.AMCSánchez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La versión de Boston, aun siendo excelente, está en mi opinión algo menos lograda, y además la toma de sonido no es muy equilibrada.
      He vuelto a escuchar (y ver) la de Digital Concert Hall con la Filarmónica de Berlín, y es realmente excelsa, pero creo que la de Madrid ha sido aún algo más ardorosa, sobre todo en el último movimiento: quizá es, en conjunto, la mejor que le he escuchado a Nelsons (y conste que no me suelo dejar llevar, a estas alturas, por la experiencia de escuchar la música en directo). Espero que la que se puede descargar con la Gewandhaus sea tan fenomenal como la de Madrid...

      Eliminar