jueves, 9 de noviembre de 2017

"The Indian Queen" de Purcell en DVD/Blu-ray por Currentzis y Sellars



Un espectáculo que contiene mucho más

Sony ha editado en DVD y Blu-ray (yo comento este último) una representación del Teatro Real de noviembre de 2013 con esta obra de Henry Purcell que me ha parecido del mayor interés. De La reina india se conserva no más de una hora de música; sin embargo, este espectáculo dura tres horas y cuarto (y no 138 minutos, como dice la contraportada del Blu-ray). Lo que quiere decir que el espectáculo montado por Teodor Currentzis y Peter Sellars añade un montón de música: cinco danzas mayas al comienzo y luego páginas de Purcell pertenecientes a otras partituras: desde la famosa y maravillosa O Solitude hasta Sweeter than roses, pasando por fragmentos de O sing unto the Lord, Blow up the trumpet, The Fairy Queen, Oedipus, Hear my prayer, With sick and famish'd eyes, Not all my torments, Circe, If grief has any pow'r to kill, Bonduca y O Lord, rebuke me not. El resultado es un conjunto un tanto heterogéneo y extraño, puntuado aquí y allá por una recitadora (¡sensacional Maritxell Carrero!), pero en mi opinión fascinante. Como me ocurre con tantas puestas escenas modernas (o sea, de libre reinterpretación), hay muchas situaciones que no comprendo; aun así, el espectáculo ha mantenido mi atención todo el tiempo, atrapado en sus imágenes de extraordinaria belleza y poder de sugestión y, sobre todo, por la música en tantas ocasiones excelsa del compositor inglés.

Cada vez con más frecuencia hay directores de escena que incluyen danza en óperas en las que no hay ballet propiamente dicho (recuerdo ahora la Tetralogía de La Scala por Guy Cassiers o Tannhäuser en la Staatsoper de Berlín por Sasha Waltz). Aquí me parece también un acierto la coreografía de Christopher Williams. Igualmente encuentro muy bellas y acertadas la escenografía (Lawrence Mota) y la iluminación (James F. Ingalls). Es curioso cómo el régisseur Peter Sellars (Pittsburgh, 1957), en sus comienzos un provocador enfant terrible, ha llegado en su madurez a ser un artista de una estatura indudable. No es uno de sus menores méritos lo que consigue de la actuación de los cantantes con los que trabaja: aquí hay ejemplos muy claros.

Al igual que dije de Yannick Nézet-Séguin en la crítica a sus Sinfonías de Mendelssohn (23 de agosto, en este blog), que es un director que parecen dos, otro tanto podría decir de Currentzis, solo que elevado al cuadrado. Le he escuchado interpretaciones atroces, sobre todo del XIX, pero también de Mozart (sus óperas de Da Ponte), así como también auténticas maravillas. Esta de La reina india me parece una de las más increíbles. Su sensibilidad es extrema, su amor por esta música desbordante. Su empleo de los instrumentos originales, nada fundamentalista, me parece -a mí, que con tanta frecuencia los detesto- un acierto más. Si el conjunto instrumental MusicAeterna de la Ópera de Perm es estupendo, el correspondiente coro (que prepara Vitaly Polonsky) es la repanocha, seguro que uno de los mejores del mundo en su especialidad.

Pese a que en el reparto hay cantantes admirables -las sopranos Julia Bullock y Nadine Koutcher en primer lugar, si bien soporto mal la voz aguda y nada agradable del contratenor Vince Yi-, lo que más me embelesa de este espectáculo son los coros, varios de los cuales nada tienen que envidiar al que cierra Dido y Eneas. Para terminar de redondear el producto, debo constatar que la imagen y el sonido del Blu-ray son de lo mejor de lo mejor que haya yo escuchado. Lástima la ausencia de subtítulos en castellano.

1 comentario:

  1. Efectivamente, Currentzis siempre da para hablar (para bien y mal).

    ResponderEliminar