Follow by Email

jueves, 9 de junio de 2016

Dos "Fidelios" con Kaufmann en DVD



Harnoncourt/Flimm

Aprovechando el tirón del gran renombre actual de Jonas Kaufmann -y supongo que también debido a la reciente muerte de Nikolaus Harnoncourt- Arthaus reedita la versión de Fidelio filmada el año 2004 en la Ópera de Zúrich. Y pocos días después se suma Sony publicando la versión del Festival de Salzburgo de agosto de 2015, con, por supuesto, el mismo intérprete de Florestan. Ambas interpretaciones permiten comprobar la evolución del gran tenor alemán en los once años que las separan. Escuchándolo en 2004 no había que ser un lince para darse cuenta de que este hombre podía hacer, haría una magnífica carrera: entonces la voz era bastante más lírica y más clara que ahora, pero la musicalidad, el buen gusto y la espléndida línea de canto estaban ya allí. Ahora la voz más oscura y algo más potente son más adecuadas, y además ha aumentado también su fuerza expresiva. Como no parece haber perdido seguridad arriba (aunque sí requiere más esfuerzo), hay que concluir que ahora está mejor (aún) que antes. Y que, con seguridad, es el mejor Florestan actual y uno de los mejores de que hay constancia. 

En la primera versión llama ante todo la atención, choca, la irregular dirección de Harnoncourt: ya en la obertura, seca y cortante y con un timbal que no empasta en absoluto sino que martiriza los oídos. Luego, el aria de Marzelline sufre con sus bruscos e injustificados tirones de tempo; en el trío y en el dúo Pizarro/Rocco hay frases de la orquesta que ligadas suenan gangosas. Mientras el divino cuarteto está muy bien dirigido y sentido, la marcha, muy rápida, resulta más vulgar de lo que suele. La rebelde, colérica introducción del aria de Leonore, "Abscheulicher!", suena decaída. El excelso coro de presos (cada uno lleva de ellos un enorme número pintado en la frente) carece de arrobo y espiritualidad, y en el número final del Acto I la batuta no evita ciertas borrosidades, al borde del desajuste. La genial introducción del Acto II pasa con más pena que gloria, amortiguando los asombrosos hallazgos de Beethoven. Al final de "Rocco, der Minister ist angekommen", se produce un acelerón forzado y descontrolado, con el timbal de nuevo fuera de madre. El ardiente dúo de reencuentro de los esposos está hecho con absurda y desesperante lentitud y falta de entusiasmo (coherente con este enfoque, el director de escena, Jürgen Flimm, hace una más de las suyas: Leonore exclama "¡Al fin te tengo en mis brazos!". Pero nada de eso: los amantes se hayan alejados y como aburridos). Número conclusivo con tendencia a la marcialidad. Genio y figura: Harnoncourt tenía que diferenciarse de los demás, si no ¿dónde estaba la aportación de un músico tan renovador e inconformista como él? Que vinieran o no a cuento esas diferencias es lo de menos... 

El tenor que encarna a Jaquino, Christoph Strehl, es bueno, aunque su personaje no tiene ni pies ni cabeza (cosas del director escénico, claro): apunta con un rifle a Rocco cuando este se excusa ante Pizarro por haber sacado a los presos a tomar el aire, más tarde vuelve a apuntar a más de uno cuando baja Pizarro a asesinar a Florestan. Y en la escena final Pizarro intenta escapar ¡estando completamente rodeado por todos! Jaquino le apunta y por fin ¡dispara! Marzelline intenta luego suicidarse (¡no es para tanto, muchacha!, habría que decirle), pero Jaquino se lo impide. Antes, Leonore retira las cadenas que arrastra Florestan: pero lo que de verdad pasa es que le corta con una navaja un fino cordelito que une sus manos. Etcétera, etcétera. ¡Y eso que Flimm está considerado entre los régisseurs serios!

Volviendo a los cantantes, Marzelline está a cargo de una soprano muy justita (y muy mala actriz), Elizabeth Rae Magnuson, pero para mí el mayor error del reparto es el Don Pizarro de Alfred Muff, voz insuficiente y cantante tosco que quiere meter miedo sobreactuando con la voz y los gestos. Tampoco László Pólgár, el gran Barbazul bartokiano, está a pedir de boca: no es el bajo-bajo que pide Rocco, y tiene además problemas al apianar. Solo los dos protagonistas convencen, pues, además de Kaufmann, la Leonore de Camilla Nylund, algo lírica y que podría ser algo más expresiva, posee una voz de gran belleza y canta con enorme gusto. El DVD se ve y se oye según el estándar de esos años, y tiene subtítulos en castellano.

Welser-Möst/Guth 

A diferencia de Harnoncourt, Franz Welser-Möst no parece tener intención de destacar o llamar la atención con sus aportaciones; pero no pasa de la (casi) corrección, y nunca levanta el vuelo (se precisa un gran director para que esto ocurra). La obertura es gris, sosa y la Filarmónica de Viena no está a su altura habitual; por suerte, más adelante se afianza hasta lucirse, si bien vuelve a estar como envarada en la Leonora III que Welser inserta entre los dos cuadros del Acto II. Pero en varios de los momentos más inspirados de Beethoven se notan las insuficiencias de la batuta: en un insulso coro de presos o en las apagadas introducciones al aria de Leonore y del Acto II. 

Punto y aparte es la escena de Claus Guth: el escenario es único, dos grandes paredes formando ángulo. El centro del escenario lo ocupa en todo momento, salvo en la escena final, un enorme paralelepípedo rectángulo de color negro, del que salen y al que entran muchas veces los personajes. Leonore y Pizarro tienen sus respectivas sombras: dos actores que casi siempre interactúan con ellos; otras veces aparecen solos. Personaje y sombra se hablan por señas y a menudo caen en lo ridículo (yo diría que el dobla al tirano cae siempre). Más hallazgos del director escénico: entre cada uno de los números, espacios en los que se han suprimido las partes habladas, se oyen rugidos o zumbidos durante poco menos o poco más de medio minuto. Y en el cuadro final el coro -los presos y sus familiares- no se deja ver en ningún momento, Florestan pierde y recupera varias veces la razón, hasta caer muerto en el último momento (¿no soporta la libertad y la felicidadrecobrada?). Creo que la falta de sintonía entre lo que suena y lo que se ve es casi sin cesar palpable, con lo que el director de escena no sirve en absoluto a Beethoven, sino que se aprovecha de una historia -muy ingenua, sí, pero hermosa y realzada por una música con muchos episodios sublimes- para desplegar su irrefrenable creatividad

En cuanto a los cantantes, Adrianne Pieczonka posee una voz demasiado potente y algo destemplada e ingobernable, que a menudo tapa a sus colegas, sean uno, varios o muchos a la vez. Tras una salida un poco tremolante, Hans-Peter König luce como Rocco una hermosa y noble voz de bajo y un canto impecable. Muy flojo, en cambio, el Pizarro de Tomasz Konieczny, tan insuficiente, mal cantado, poco creíble y sobreactuado como en el Jack Rance de La fanciulla del West, también con Welser-Möst. Buenos la pareja Zerlina/Jaquino, a cargo de Olga Bezsmertna y Norbert Ernst, y algo justo y escaso en autoridad y nobleza el ministro Don Fernando de Sebastian Holecek. 

Ni el sonido ni la imagen pasan del aprobado. Y me pregunto para qué quiere tanta gente esos grandes televisores, en los que la mayoría de las óperas en DVD se ven peor que las cadenas de televisión digital. Esta versión se publica también en Blu-ray, pero en este caso, por la interpretación, no tengo mayor interés en este soporte de superior calidad. Esta vez Sony se ha dignado poner subtítulos en español, lo que no ha hecho en otras óperas bastante más vendibles (Nabucco, Don Carlo, Gianni Schicchi...) No hay quien les entienda. Seguimos sin una versión Fidelio en imágenes que sea muy buena y que se vea y se oiga muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario